El poder de una madre con una chancla

¿Lo compartes?

No hay nada que se resista a la chancla de una madre. Ni siquiera un cocodrilo…


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *