Planifica tus jornadas cinegéticas con SIGPAC y Google Earth

¿Lo compartes?

La caza empieza en Internet

[dropcap]¿[/dropcap]Te has preguntado dónde disponer los puestos para una montería o cuáles son los límites exactos de tu coto? ¿Te gustaría tener más información de tus parcelas y mostrar a tus conocidos en qué sitio exacto te hiciste con aquel macareno? Con estas sencillas herramientas informáticas podrás responder a todas estas preguntas.

Texto: Sergio Gómez

SIGPAC y Google Earth[dropcap]M[/dropcap]i abuelo no deja de sorprenderse cuando le enseño su pueblo en la pantalla del ordenador o cuando le digo la superficie exacta que tienen sus parcelas sin ni siquiera moverme de casa. También me indica dónde mató aquella vez a aquel enorme jabalí o dónde solía dar unas manos a las perdices. Todo esto posible con el uso de SIGPAC y Google Earth, dos aplicaciones informáticas que requieren del uso de Internet pero que son totalmente gratuitas y muy sencillas de utilizar. Apenas necesitamos un conocimiento básico de informática para utilizarlas convenientemente.

[dropcap]C[/dropcap]on la ayuda de estas dos herramientas gratuitas podemos empezar a cazar desde casa organizando nuestra jornada, mirando pequeños detalles que desconocíamos o simplemente entreteniéndonos con las imágenes aéreas del pueblo o recordando anteriores lances al ver el terreno. El manejo de estos programas es sencillísimo y muy intuitivo.  En SIGPAC están presentes todas las parcelas del territorio español y es gratificante ver tu propio pueblo o tu coto desde el aire. Con Google Earth no sólo podemos ver España, sino todo el planeta. Pero vayamos por partes…

[dropcap]S[/dropcap]IGPAC (Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas) permite identificar geográficamente las parcelas declaradas por los agricultores y ganaderos. Es un programa del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) concebido inicialmente con el propósito de facilitar a los agricultores la presentación de solicitudes con soporte gráfico así como los controles administrativos y sobre el terreno. Hoy se ha convertido en una herramienta de enorme utilidad en campos diferentes del agrario. Por otro lado, Google Earth nos permite volar a cualquier lugar de la Tierra y ver imágenes de satélite, mapas, relieve y edificios en tres dimensiones (3D). De esta manera podemos explorar un amplio contenido geográfico, guardar los lugares que visitemos y compartirlos con otras personas. Una buena combinación de ambos nos permitirá disponer de un conocimiento muy detallado de una determinada zona y, por lo tanto, podemos aplicarlo a nuestras jornadas de caza.

[dropcap]C[/dropcap]on SIGPAC podemos buscar directamente la parcela que deseemos tan sólo con unos datos: provincia en que se encuentra, municipio, polígono y parcela. En caso de no conocer estos datos directamente buscaremos el municipio que nos interese y a través de las imágenes seleccionaremos la parcela que queramos para conseguir toda la información de la misma. Este programa nos ofrece datos que de otra manera no conoceríamos: aparte de indicarnos la superficie que tiene, nos muestra la pendiente y las incidencias que presenta en caso de tenerlas.

Un gran abanico de posibilidades

[dropcap]A[/dropcap] aquellos cazadores que posean parcelas SIGPAC les permite, seleccionando las herramientas de la parte superior, medir distancias y áreas así como saber a qué altitud se encuentra el terreno o qué pendiente tiene. Es una herramienta muy útil para los aficionados a la caza, ya que conociendo el término municipal del coto o los polígonos que lo forman podremos ver claramente los límites del mismo: es decir, hasta dónde podemos cazar. Es bastante común que las tablillas no expresen todo lo bien que debieran las lindes del coto y en muchas ocasiones pensamos que un parcela pertenece al nuestro cuando no es así, o pensamos que determinada zona es de la finca vecina y nos damos cuenta, al consultarlo en SIGPAC, que pertenece al nuestro. Esto resolverá cualquier discusión vecinal e incluso nos permitirá ganar alguna que otra pequeña apuesta incluso con los más viejos del lugar.

[dropcap]P[/dropcap]or otra parte, en SIGPAC no sólo disponemos de ortofotografías –imágenes tomadas desde un avión en vuelo–, sino que podemos superponerle –o ver solamente– el mapa topográfico del Ejército, con un altísimo nivel de detalle, y nos dará información no visible en las ortofotos: cursos de agua subterráneos, pequeños arroyos o charcas… Conocer dónde hay agua es vital para saber que esa zona será un punto de consumo para los animales del coto permitiéndonos saber dónde se pueden esconder las codornices cuando el sol aprieta, etc.

Organizando cacerías

[dropcap]G[/dropcap]oogle Earth es un complemento perfecto a SIGPAC ya que nos da información que este último no ofrece. Es una herramienta mucho más visual: sus imágenes no son fotografías aéreas, sino imágenes tomadas desde satélites y dependiendo del utilizado para hacer el trabajo hay zonas de España cuyas imágenes son de mayor calidad que las de SIGPAC, y al ampliar mucho la imagen vemos detalles que en ésta no veíamos. Por otro lado, en Google Earth podemos inclinar la imagen, es decir, hacer un visionado en tres dimensiones de la zona elegida viendo así el desnivel que hay, las zonas montañosas de nuestro coto, los valles… Detalles que en un mapa son más complicados de ver ya que hay que interpretar las curvas de nivel.

SIGPAC y Google Earth[dropcap]S[/dropcap]i hacemos un estudio a fondo del coto donde se va a ofrecer una montería podemos determinar, con la ayuda de estos programas, la situación óptima de cada puesto de las armadas, comprobar que cumplimos las distancias mínimas de seguridad respecto a poblaciones o carreteras, el sitio idóneo para la suelta de los perros, la distancia a recorrer por los perreros…  Obviamente no todo se puede hacer con el ordenador ya que la caza se desarrolla en el campo, pero sí podemos preparar la jornada y apuntar ciertas ideas como decidir la colocación de los puestos. Eso sí, si al llegar al coto nos encontramos con obstáculos naturales, con que en el tiradero no hay buena visibilidad o con cualquier otro contratiempo, esa posición ya no valdrá.

El GPS en el campo

[dropcap]T[/dropcap]odos los datos recogidos en el ordenador podemos llevarlos a la práctica con la ayuda de un dispositivo GPS de campo. Actualmente existen muchos modelos en el mercado de muy distintos precios: los hay que son pequeñas estaciones meteorológicas, ofreciéndonos datos de la presión atmosférica y la temperatura en todo momento y que no ocupan más que un teléfono móvil. No obstante, el GPS más simple nos valdrá para pasar nuestra información al campo directamente sin pérdida alguna.

SIGPAC y Google Earth[dropcap]I[/dropcap]maginemos que con ayuda de Internet has decidido dónde situar un puesto: sólo hay que hacer una lectura de las coordenadas de latitud y longitud que se muestran en la parte inferior de la pantalla –tanto en SIGPAC como en Google Earth– e introducirlos en nuestro GPS para que nos guíe hasta dicho punto. Hemos de tener en cuenta la nomenclatura de las coordenadas que nos aparecen en estos programas y la que nos aparece en nuestro GPS para trabajar con las mismas unidades; no obstante, tanto en SIGPAC como en Google Earth como en nuestro propio GPS podemos pasar de una nomenclatura  a otra adaptándonos a la que mejor se nos dé.

[dropcap]E[/dropcap]l margen de error es mucho menor del que cabría pensar en un principio, asombrándonos de la precisión de las coordenadas de estos dos programas. Basta con que comente una experiencia personal: cuando acababa de obtener el permiso de armas y ya pude ser socio del coto en el que aún cazo, no conocía bien el terreno ya que contamos con mucho monte espeso y cerrado donde resulta fácil desorientarse. Mi padre me indicaba dónde apostarme para mandarme algo de caza, pero tras un par de días de mala colocación mía descubrí Google Earth, y viendo en el ordenador el punto exacto al que se refería mi padre pude meter las coordenadas en un GPS de campo y la verdad, te lleva al sitio exacto con un error aproximado de unos diez metros. De este modo podemos planificar nuestra ruta en un día de caza en un coto desconocido, disponer las armadas en una montería, establecer un punto de reunión con otros cazadores y un largo etcétera. JyS

SI TE INTERESA

Google Earth

SIGPAC 

DESPIECES

Así se ve en… SIGPAC

SIGPAC y Google Earth

Arriba, si no hacemos zoom al máximo podemos seleccionar qué imagen ver, ortofoto o mapa del ejercito a escala 1/25.000. En este caso vemos el mapa. Abajo, misma escala vista ahora con una foto. Abajo, vista de ambas imágenes solapadas

Así se ve en… Google Earth

SIGPAC y Google Earth

Arriba izquierda, Google Earth ofrece también una vista en tres dimensiones del lugar. Podemos girar e inclinar la vista a nuestro antojo. Arriba a la derecha, en rojo se muestra la disposición de una armada o línea de puestos en la parte más alta del monte. También podemos medir con una circunferencia la distancia mínima que hay que respetar sin disparar en torno a un lugar poblado y con ello saber donde están los límites –abajo izquierda–. Abajo a la derecha, con la línea blanca hemos medido la distancia en línea recta que recorrerán las rehalas en una pasada.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *