Pescar lucios con vinilo (jig)

¿Lo compartes?

¿Con qué material creéis que se pueden pescar lucios en lugares cerrados, escondidos y difíciles, sin dejar en el intento gran parte de nuestro equipo?

Sabemos que para dar solución a estos problemas existen en el mercado infinidad de señuelos destinados para estos menesteres, pero hay realmente uno, que nos va a cubrir todas nuestras necesidades dándonos en todo momento grandes resultados, este material no es otros que el conocido vinilo o jig. images (3)

Ahora sí, si pensamos que pescar con jig es fácil, estamos equivocados, ya que se trata de una de las modalidades que mayor complejidad entraña en su manejo y perfeccionamiento, a parte de saberlos llevar técnica y correctamente por el fondo de nuestros ríos y embalses.

¿Qué es el jig?

Primero antes de comenzar a dar unas nociones de como y donde utilizar el jig, creo conveniente explicar que es. Entendemos por jig, (vinilo) al señuelo que se monta sobre una cabeza plomada y con un único anzuelo sobre esa misma cabeza, también los podemos identificar como los típicos flipping o jigs destinados a priori al black-bass.

El color

En este tema, es difícil dar un color principal, pero a título particular os puedo aconsejar los tonos oscuros para aguas tomadas (negros, azules oscuros, marrones…) pero es cierto que todos van a funcionar bien si damos con el lugar y momento acertado.

images (5) Otra cosa que debemos tener presente, es que tenga una movilidad plena, esto para nosotros puede pasar desapercibido, pero no para el lucio, ya que son estas vibraciones las que harán desencadenar el ataque, debemos tener en cuenta que la vista del lucio juega un papel fundamental en todo esto y que antes de lanzarse a por nuestro señuelo existe una secuencia.

Primero será la vibración la que actúe, segundo la apariencia de nuestro jig, que cuanto más atractiva sea mucho mejor, y por último, ya va a depender de nosotros mismos.

Cómo usarlo

El jig como dije líneas arriba, no es un señuelo fácil de manejar, pero siguiendo estos pasos y con algo de práctica esto pasará a ser algo más secundario.

images (2) Lo primero que debemos tratar, es sacar siempre el máximo partido a nuestro jig, esto se hace moviéndolo de forma sinuosa y como si de un pez herido o enfermo se tratara. Lo iremos llevando a pequeños tirones pero continuados por el fondo y de forma zigzagueante, tenemos que tener en cuenta que existen muchas clases de jig y aquí cada uno tendrá una técnica de empleo.

A lanzar el jig

Lo principal para poder tener éxito, es buscar las zonas más cerradas, ocultas, “profundas” y enmarañadas donde el lucio suele estar apostado, estos lugares son:

images Rocas y cortados de piedra: son zonas bastante importantes donde deberemos localizar grietas, fisuras y oquedades de todo tipo. En las zonas con cortados lo ideal es lanzar literalmente sobre la pared, el lucio en muchas ocasiones esta pegado a la misma, además de servirle de refugio y para ocultar su sombra.

Puntas de réculas: Son zonas en las que hay escalones y son apostaderos ideales para él, es en estos escalones donde puede mimetizarse y pasar desapercibido por cualquier pez presa.

Zonas planas y profundas: se trata de playas sumergidas con escaso o nulo desnivel pero con una gran profundidad (5 ó 10 metros), lo práctico en este caso, sería hacer pasar nuestro jig al estilo curricán, y ya rizando el rizo, sería encontrarnos alguna zona con algún escalón.

Buscando árboles

Casi todos lo pescadores nos obsesionamos con esta idea, ya que es aquí, donde las posibilidades de obtener alguna captura aumenta.

Los árboles aportan cobertura y es allí donde posiblemente haya inquilinos. 11102009168 Pero tenemos que tener presente que no todos los árboles nos valen, tenemos que saber sus dimensiones y el lugar donde está ubicado.

Lo más probable es que un árbol pequeño tenga población de pequeños lapiceros, y uno más grande o centenario pueda albergar algún ejemplar grande.

También sería buena opción tener en las proximidades alguna cobertura cercana a él, tipo rocas, algún árbol más pequeño, espadañas, carrizos, etc.

 

Resumiendo

Tened en cuenta que el lucio es un pez que rara vez lo encontraremos en zonas someras (sobre todo los más grandes), y que donde se siente como en casa es en lugares de difícil acceso para muchos de nuestros señuelos. De ahí el uso en estas zonas de los jigs, es probable que tengamos menor números de enganches que si utilizamos, peces artificiales, cucharillas… .

199663_1699805893979_2726741_n

Encima, tenemos la certeza de poder cubrir las zonas más profundas de nuestros ríos y embalses utilizándolo de forma correcta. Otro dato, es que la sensación a la hora de la picada con un jig es mucho más nítida y clara, y eso para un pez que no destaca en su combatividad es otro punto más al favor de este señuelo.

Suerte con ello y os espero en el próximo artículo.    


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *