Permisos de arma, en el punto de mira

¿Lo compartes?

La escopeta del italiano Renato Lamera fue el colofón de la cita anual de los aficionados a la cinegética que tuvo lugar recientemente en la localidad vizcaína de Dima.

04/07/2014 | Diario Vasco | VIRGINIA ENEBRAL

Una jornada festiva idónea para que el presidente de la Asociación para la Defensa del Cazador y del Pescador (Adecap), Juan Antonio Sarasketa, disparase las reivindicaciones del colectivo con aires esperanzadores. «En una sociedad sensible con la naturaleza, pero desconocedora de ella, hemos pasado de ser injustamente denostados a necesarios para controlar la fauna».

Este año las reclamaciones se centraron en los permisos de armas, en los motivos que acarrean su retirada, circunstancia que sucede cada vez más a menudo. La causa más común es dar positivo en un control de alcoholemia, pero también se impide la renovación si existe una denuncia de cualquier tipo. «A nuestro juicio no hay relación», señaló Sarasketa. De la misma opinión son los presidentes de las federaciones de Bizkaia y Álava. «No se entiende que situaciones ajenas a la caza afecten a la misma», corroboró el alavés Iker Ortiz de Lejarazu. Su homólogo vizcaíno apuntó a la falta de un criterio definido para tomar la decisión. «Hay mucha arbitrariedad. Solicitamos que se revise la normativa y se concreten los casos que conllevan la pérdida del permiso», reclamó Iker Hidalgo.

«Vivimos en un país que es terriblemente intervencionista. Tenemos el reglamento de armas más restrictivo y no está justificado. El índice de criminalidad denota claramente que las armas legalizadas no son las que hay que controlar, sino el mercado negro. No se entiende la presión sobre los usuarios de armas, un colectivo legítimo», insistió Ortiz de Lejarazu.

Sarasketa alzaba sus peticiones con la misma contundencia que el profesional Lamera los platos. La ampliación de la vigencia de los permisos de armas para los cazadores mayores de sesenta años también estuvo en el punto de mira de la asociación. Ahora la renovación se realiza cada lustro, lapso que se reduce a dos años cuando el cazador es sexagenario y pasa a ser anual una vez cumplidos los setenta. «Es una puñeta», se lamentaba Justo Bengoetxea, excampeón de Bizkaia de caza y de España en pesca de 77 años, que acudió a la celebración.

Período de torcaces

Sarasketa, que también es presidente de la Oficina Nacional de Caza, no olvidó una demanda histórica: la prórroga hasta el 28 de febrero del periodo de caza de la paloma torcaz en Euskadi, actualmente limitada al 31 de enero. Se mostró confiado en que la reforma de la Ley de Montes que prepara el Gobierno central contemplará esta ampliación que unificaría las órdenes de veda del País Vasco con las de otras comunidades autónomas. «De los seis millones de ejemplares en nuestro territorio no se abatirán ni mil».

Sin embargo la futura normativa solamente podrá incluir una recomendación, ya que las competencias sobre la materia recaen en las diputaciones, que tendrían la última palabra para aceptar el cambio. Ante una posible negativa, el veterano cazador guarda un cartucho en la recámara. «Los 44 departamentos de Francia ya han aprobado una prolongación hasta febrero. ¡Que no vengan diciendo que es contrapasa (aves en periodo de migración prenupcial) porque no lo es», protestó.

Adecap-Gaztea también tuvo su cuota de protagonismo. Su actual presidente, Mikel Barrios, pidió «cuidar a los chavales que quieren ser cazadores ya que ellos son el futuro». El relevo generacional parece estar asegurado. Ejemplo de ello son los presidentes de las federaciones vizcaína y alavesa, que tienen 26 años. «Hemos duplicado los cursillos y animamos a los jóvenes a que se presenten. Eso sí, difundiendo siempre el mensaje de una caza sostenible y regulada», sostiene Iker Hidalgo, presidente de la agrupación de Bizkaia.

Hidalgo resta importancia a la disminución del número de licencias debido al descenso de zonas de caza y el aumento de las limitaciones. «Preferimos que haya calidad a cantidad, gente informada, que le guste esta afición, la defienda y la practique con respeto». Sarasketa es de la misma opinión porque «la actitud es más importante que la aptitud».


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *