Ourense // El fiscal no halla delito en la muerte de un cazador en la batida de Rubiá

¿Lo compartes?

El fiscal no ve indicios de delito en la muerte del cazador Dositeo F., de 55 años, que falleció el 22 de septiembre del año pasado a consecuencia del disparo accidental de un compañero de cuadrilla, M. M., en una batida de caza en Rubiá.

06/02/2014 | La Voz de Galicia

Después de estudiar las diligencias de instrucción, el fiscal llegó a la conclusión de que la imprudencia que causó la muerte del cazador no tiene la entidad como para que sea juzgada como un delito de homicidio por imprudencia grave y propone que las actuaciones se transformen en un juicio de faltas, por considerar que aquella imprudencia fue leve.
La batida de caza de jabalíes estaba autorizada por la Xunta y contaba con todos los permisos. Los 19 miembros de la cuadrilla tenían la licencia y el seguro requeridos para esta actividad.
Dositeo F. murió sobre las 20 horas de aquel domingo de septiembre. La hora no se pudo precisar en las diligencias, pero el fiscal considera que «no se puede concluir» que fuera después de la hora señalada como del final de la batida. Y ello porque solo algunos testigos oyeron por radio el aviso del fin de la batida, pero no otros y quizás entre ellos el imputado no oyó el mensaje. Además, la víctima ya había abandonado el lugar asignado en la batida, lo que hace pensar al fiscal que el imputado disparó pensando que no encontraría a ninguna persona «en la línea de fuego».
Para la Fiscalía, hay una imprudencia leve porque el cazador no se aseguró de que disparaba a un jabalí, pero la maleza del lugar impedía una visión absoluta. Esta calificación no afecta a indemnizaciones.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *