Ourense // El cazador que mató a otro en una batida será juzgado por homicidio imprudente

¿Lo compartes?

En libertad con cargos a la espera de ser juzgado por un delito de homicidio imprudente quedó ayer el cazador que el domingo mató de manera accidental a un compañero de batida en el municipio ourensano de Rubiá.

24/09/2013  La Voz de Galicia

Fue poco después de las ocho de la tarde cuando el hombre, cuyas iniciales son M.?M., disparó contra uno de sus compañeros de cuadrilla, Dositeo F.?R., de 55 años de edad. Lo habría confundido con un jabalí que se movía detrás de unos arbustos, y disparó, dándole en el costado. La herida le causó la muerte allí mismo, en el monte de Biobra, en pleno parque natural de Serra da Enciña da Lastra. Hoy será enterrado en O Barco. 
Al ser consciente de lo que había pasado, el autor del disparo sufrió un ataque de ansiedad, por lo que tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Comarcal de Valdeorras. Ayer pasó a disposición judicial, donde relató lo sucedido. Desde un principio la investigación policial se centró en la hipótesis de un accidente. 
El suceso causó una gran conmoción en la comarca de Valdeorras, ya el domingo y sobre todo ayer a medida que se iba conocido lo ocurrido y la identidad del fallecido. Se trata de un experimentado cazador que, aunque vivía en O Barco, salía en las monterías con los cazadores de Rubiá (un municipio lindante, situado a apenas 8 kilómetros de la capital comarcal) donde reside parte de su familia. 
También desde la Federación Galega de Caza quisieron unirse al pesar por el óbito, a través de un comunicado en su página web. En declaraciones a La Voz, el presidente de la federación, Javier Nogueira, reiteraba «as condolencias á familia, e lamentamos o accidente». Remarcaba el presidente de los cazadores gallegos (que aglutina a más de 50.000 personas) que es «inevitable que se produzan accidentes», y reclamaba de los asociados «sensatez, sentido común e prudencia». Dijo desconocer los detalles del caso, «se foi un disparo directo ou un rebote, se a vítima estaba no seu posto ou se moveu… Pero sexa como fora, queremos lamentalo e transmitir o noso pesar». 
Las medidas de seguridad 
Apeló también a la necesidad de extremar la seguridad. «Entendo que a maioría usan chalecos, pero é certo que ás veces as medidas de seguridade non se usan co rigor necesario. Pero tamén é certo que os accidentes son iso, accidentes, e moitas veces non teñen moita explicación», razonaba. Además, ahondó en una idea reiterada desde el sector cada vez que se produce un suceso de estas características: «Non se dispara sobre nada que non identifique totalmente». 
La de Rubiá es la primera víctima mortal en la temporada de caza mayor, que comenzó el pasado mes de agosto.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *