No podemos

¿Lo compartes?

cabecera-villanueva

Luis Fernando Villanueva – 02/12/2014 –

A finales del mes de diciembre cumpliré 16 años de mi vinculación laboral con la actividad cinegética. En todos estos años he tenido, como representante de una parte del sector cinegético, que convivir con diferentes grupos políticos, unos más afines sobre el papel, como los de ahora, pero con más complejos. Y otros, donde la caza tiene más difícil encaje con la teoría del progresismo, pero donde siempre ha terminado imperando la razón, aunque haya sido a calzador. En ambos casos, su apoyo a la cinegética siempre se ha caracterizado por una “tibieza” indigna de un sector que representa un desarrollo socioeconómico básico para el medio rural.

Por ese motivo nunca he creído conveniente que una organización que defiende un sector tan diverso como el nuestro, tildado de elitista y de ricos pero cuyos practicantes en centenares de miles tienen el perfil más humilde y social de este país, se posicione a favor de una ideología política.

Los representantes del sector cinegético tenemos que echar a un lado nuestras filias y fobias políticas para poner encima de la mesa argumentos y profesionalidad que obliguen al político de turno, al menos, a respetarnos.

El caso es que esta prudencia y mano izquierda mía me está llevando  a la más ingrata desesperación durante estos últimos meses cuando escucho a los amigos del Poder, conjugado éste en primera persona del plural del presente. Y no son sus argumentaciones políticas con signos utópicos las me chirrían, porque como las del resto de grupos me suenan a gloria hasta que el susodicho ente llega al poder. Son la cuadrilla de albañiles y fontaneros que tienen a pie de obra los que me hacen temer lo peor para nuestro mundo de la caza.

A lo dicho por su número 2, diciendo que los cazadores somos “asesinos en potencia”, se unen los “Círculos” locales,  los peones, cuya estrategia en medio ambiente la están dirigiendo grupos animalistas y los ecologistas más radicales de este país. Que Dios nos pille confesados. Pues eso señores, No Podemos.

 


¿Lo compartes?

One comment

  1. 0
    KERÉTARO says:

    “Podemos” ni quiere ni puede abolir la Caza (por mucho que algun@s quisieran, pero que la mayoría no quiere), como tampoco quiere ni puede dejar de pagar la deuda. Los que tenemos escasas nociones de la Política y los políticos sabemos que “del dicho al hecho queda buen trecho” y que una cuestión son los eslóganes que se cacareen en los mítines y otra bien distinta es la realidad de la calle o el campo.

    Por supuesto que debemos dar ejemplo de equidad y distanciamiento político, ¡la Caza no es un juego de poder de los partidos! Pero por nuestra parte lo que debemos es fomentar un política comunicativa común en todo el sector que defienda y despierte el interés y riqueza que la Caza representa en el desarrollo rural español. Y eso ¡claro que podemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *