Un niño comienza a temblar después de cazar su primer ciervo

¿Lo compartes?

Y no precisamente de miedo. Si eres cazador sabrás a qué nos referimos. El siguiente lance es de esos que llegan muy adentro. ¿Recuerdas tu primera captura? 

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *