Navarra // El aumento de la caza de conejos frena los daños en los cultivos de Monteagudo

¿Lo compartes?

El aumento de las batidas de caza de conejo en Monteagudo ha servido para frenar los daños en los cultivos que estos animales estaban provocando en la localidad ribera.

20/03/2014 | Diario de Navarra

A primeros de febrero, un grupo de agricultores de la villa alertó del aumento de los daños en sus fincas por culpa de la superpoblación de conejos. Ellos mismos cifraron las pérdidas en alrededor de un 60% en las 1.000 hectáreas de cultivo con las que cuenta Monteagudo.

Principalmente, los daños se centraron en campos de cereal, donde los conejos arrasaron con los brotes ya verdes; y en olivares, en los que estos animales muerden la corteza de los árboles llegando a secarlos. Además, a estos daños, los agricultores señalaron que habría que unir los efectos de la presencia de los conejos en las infraestructuras de riego y en los taludes de las parcelas, lugares donde estos animales excavan sus madrigueras.

Salvar la temporada

Ante esta situación, los alrededor de 20 agricultores de Monteagudo solicitaron al consistorio que tomara cartas en el asunto e, incluso, que articulara algún tipo de ayuda económica ante el riesgo de abandono de los cultivos.

El Ayuntamiento de Monteagudo se reunió con agricultores y cazadores para buscar la mejor solución y decidió incrementar la caza en la zona con batidas nocturnas a cargo de los cazadores locales.

Además, y para aminorar en lo posible la población de conejos, permitió el acceso al coto a cazadores de otras localidades. “La única solución a este problema era matar conejos sí o sí, y a ello nos hemos puesto, incluso abriendo la puerta a cazadores de fuera porque los locales no llegan a todo”, explicó el alcalde de Monteagudo, Mariano Herrero Ibáñez.

Según indicaron este martes los agricultores, los resultados de este incremento de la caza ya se notan en sus campos. “Cada noche se está cazando una media de 50 conejos, y los sembrados lo están notando mucho. Lo perdido ya no tiene remedio, pero el objetivo ahora es mantener el cereal que está brotando”, explica el agricultor Jesús Tomás Cornago, quien mira más allá. “Si las batidas siguen a este ritmo, la población de conejos se habrá reducido tanto que podremos afrontar la próxima campaña con una normalidad que no disfrutamos desde hace muchos años”, indica el agricultor.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *