El papel de la mujer en la caza se hace cada vez más relevante en Europa

¿Lo compartes?

El caso más llamativo es el de Noruega, que en los últimos diez años ha visto cómo el número de cazadoras ha incrementado en un 60% respecto a la década anterior.

5/5/2017 | Redacción JyS

mujeres cazadoras
Foto: Shutterstock

En Noruega el 12% de la población cazadora son mujeres; una cifra que se ha visto incrementada en un 60% si hablamos de los últimos diez años. El New York Times ha hablado con Stine Hagtveldt Viddal una de las féminas que representan ese porcentaje de la población noruega. Según Viddal, este incremento se debe al interés por acercarse a la naturaleza y volver a conocer la procedencia de los alimentos. “Mi hija tiene seis años y quiero que sepa que la comida viene de la naturaleza y no del frigorífico”, advierte.

Pero ese 12% también representa que la mujer ha entrado a formar parte de una actividad en la que tradicionalmente habían participado los hombres. Pero como asegura Viddal, estos generalmente aceptan como uno más a las mujeres, aunque haya alguno que trate de corregirla sin saber sus conocimientos. “Yo les digo que se callen y que vean como disparo antes de corregirme, y así luego me dejan sola”, asegura Viddal.

Para incrementar la actividad femenina en la caza la Asociación Noruega de Cazadores y Pescadores ha empezado a desarrollar actividades exclusivas para mujeres tal y como informa al medio citado anteriormente Espen Farstad, portavoz de dicha Asociación.

Según Farstad, una de cada cuatro personas que se presentan al examen de capacitación para poder cazar en el país son mujeres. Además, todos los años una delegada por cada una de las 19 regiones de Noruega acude a una conferencia sobre la mujer en la caza y la pesca.

Ole Kirkemo, editora de la revista de caza Jakt & Fiske, afirma que ha habido “una explosión” del número de cazadoras en los últimos 20 años. “Una nueva generación de mujeres independientes y hechas por sí mismas”.

Según FACE el panorama cinegético está cambiando. “Desde hace una década, muchas mujeres se han ido integrando en la comunidad cazadora en Europa, participando activamente en la conservación y apoyando la caza sostenible además de una conexión real con la naturaleza”, aseguran desde la Federación de Asociaciones de Cazadores de Europa, desde la que resaltan otras iniciativas similares como “Lady Hunt” en Letonia.

Ante las críticas que reciben por parte del colectivo animalista, algunas cazadoras noruegas como Line Lillebo Osfoss afirman que respetan a quienes tienen una visión diferente. “Lo que no respeto es a personas que comen carne, pero luego me critican por cazar”, añade Osfoss, quien asegura a su vez que para ella la caza es comunión con la naturaleza.

Osfoss explica que la caza tiene algo de meditación. “Si tienes la capacidad de sentarte y relajarte y disfrutar de la naturaleza a tu alrededor, la caza es una actividad perfecta”. Para ella la caza en Noruega “es una tradición dominada por los hombres desde antaño. Los hombres eran los que cazaban y entrar en esa sociedad, especialmente si no conoces nada, puede ser difícil”.

Pero lo que más destaca Osfoss es el aprovechamiento de la carne. “Yo disparo, la preparo y la cocino”, confiesa. “Es respetuosa con el medioambiente, no como la que forma parte de la cadena industrial. Sé de donde viene y por donde ha pasado”, explica Osfoss sobre este alimento.

Por último, desde el medio mencionado anteriormente relatan el caso de Anne-Mette Kirkemo. Cuando Kirkemo, de 50 años, empezó a cazar hace tres décadas, la relegaban a la caza de aves, y no la dejaban ir a cazar ciervos o alces. Eso ahora ha cambiado. Además de dedicarse a la caza mayor Kirkemo ayuda a la policía a pistear los animales heridos en accidentes de tráfico y procesa la carne de los que mueren en ellos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *