Muere en un coto de caza tras recibir un disparo en la espalda

¿Lo compartes?

Los investigadores de la Guardia Civil que se hicieron ayer cargo del homicidio de un joven de 28 años en un coto de caza de Menasalbas detuvieron poco después al presunto autor del disparo que acabó con la vida de Antonio García Simón, un ferretero aficionado a la cinegética.

04/09/2014 | ABC | MANUEL MORENO

1824_Cazador_FAC
Cazador. Foto de archivo

En un principio, los agentes arrestaron al hombre bajo la imputación de un posible delito de homicidio por imprudencia, aunque la Policía Judicial mantenía sus dudas al cierre de esta edición sobre la verdadera intención del autor del tiro.

Si bien en un primer momento se difundió a los medios de comunicación que el fallecido tenía un tiro en el pecho con una escopeta y de que se trataría de un accidente de caza, el hecho de que la víctima recibiera en realidad el disparo mortal en la espalda estuvo alimentando las sospechas de los investigadores desde que ocurrió el suceso, poco antes de las ocho y media de la mañana, en un coto de Menasalbas.

En esta población de 3.000 habitantes, la víctima mortal tenía una ferretería, aunque el fallecido vivía en el número 10 de la calle Alcotanillo de Navahermosa, localidad de 4.000 vecinos distante 20 kilómetros de su lugar de trabajo.

A primera hora de la mañana, Antonio García Simón se acercó al coto, del que era socio, con el propósito de matar zorros porque estaban acabando con la caza. Así lo cuentan algunos vecinos de Menasalbas, aunque otros apuntan a que podría tener algunas diferencias con el autor del disparo, familiar del guarda del coto donde la víctima murió.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *