Montajes para la pesca a la inglesa

¿Lo compartes?

30052010373

La pesca a la inglesa, es una de las muchas modalidades de pesca que existen, pero en lo que sí coincidimos la mayoría de pescadores que la practicamos, es que es realmente atractiva y divertida si se hace de forma correcta y adecuada.

Se trata de un estilo de pesca bastante técnico, donde la pericia del pescador es fundamental, amén de los cebos que se emplean, materiales, etc.

En estas líneas, voy a poner tres de los montajes que más suelo utilizar para pescar a la inglesa, aunque suelo emplear otros 7 más y algunas que otras variantes, pero estos serán explicados en sucesivos reportajes.

Son montajes sencillos, pero donde se requiere una cierta práctica para saberlos aplicar en cada situación y escenario.

Montaje 1

Vamos a colocar el 80 o 90% del plomo en la base del flotador, colocando por debajo todos los plomos y únicamente uno solo por encima, el restante porcentaje lo distribuiremos según el gráfico.

Este montaje está pensado para cuando no esperemos picadas antes del punto donde juntamos varios plomos, para que así el cebo caiga rápido hasta ese punto, y según cae, el flotador ya nos marque la ansiada picada, esperando que de ahí en adelante podamos localizar picadas en la caída del cebo.

Lo ideal sería poner un plomo del número 8 primero y luego poner un número 10, que hará que la fase final sea más lenta.

Este montaje es excelente para la boga, el barbo y peces pequeños.

 

 

 

Montaje 2

20140305_225234-1

Este montaje es una variante del anterior, ya que la forma de la colocación de la plomada es la misma, la variante, es el aumento del plomo  en la línea. Usaremos del 70 al 85% del plomo en la base del flotador y lo colocaremos según el gráfico.

Es idónea para lugares con algo de corriente, pero a la vez queremos pescar pegados al fondo con el cebo.

Es un montaje destinado sobre todo para finales de primavera y sobre todo para verano.

 

 

 

 

Montaje 3

20140305_225422-1

Este es un montaje de caída muy lenta, bueno para la mitad de la primavera o mitad del otoño, cuando la temperatura de las capas de agua suele ser muy igual excepto en la superficie y en el fondo. Son épocas que los peces buscan comida con más frecuencia, ya que son momentos de freza para algunas especies y pueden encontrarse en cualquier capa del agua buscando alimento.

Aquí es fundamental tener el 90 o 95% del plomo pegado al flotador, para que nada más que caiga, nos permita percibir las posibles picadas.

 

 

 

 

Conclusión

02042010247

Os animo a que los probéis, ya que a mi me han dado muy buenos resultados, quizás sean los más básicos, pero no por ello menos efectivos.

En todos estos montajes, es fundamental saber frenar bien la caída de la línea, ya que si esto no se hace bien los problemas de enredos serán muy comunes.

La forma de frenado es simple pero a la vez compleja, el motivo es por que son un par de pasos a seguir, pero que en ocasiones saltamos por alto.

posando con carpa

Estos pasos serían los siguientes:

1) A la hora de lanzar la caña, ésta tiene que ir por encima de nuestras cabezas y apuntado normalmente hacia las 12, y con un grado de inclinación de la misma de 75 a 85º, una vez bien posicionados, debemos lanzar con energía y finalizando todo el recorrido que se requiere para ejecutar un buen lance.

 

2) Según va la línea por el aire, se le debe de dar un para de toques a la bobina del carrete, para que así la línea se estire en el vuelo, y así pueda depositarse en el agua extendida por completo.

Lo dicho, práctica, práctica y más práctica, pero no os paséis esto por alto, ya que el éxito de la picada reside en este paso.

Mucha suerte amigos y nos vemos por las orillas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *