Más de 80 afectados alertan de graves daños por las cabras

¿Lo compartes?

Las quejas de vecinos que no ven con buenos ojos la superpoblación de cabra hispánica en las comarcas de l’Alcalatén y el Alto Mijares han ido a más. Los afectados denuncian la escasa concesión de licencias otorgadas por Conselleria para capturar esta especie protegida y así atajar el problema.

17/12/2014 | El Periódico Mediterráneo | HÉCTOR GOZALBO

Algunos agricultores de Llucena mostraron ayer a Mediterráneo su queja ante una situación, que califican de “descontrolada” y “reiterada”. “Ahora no se trabajan las tierras como antes y lo poco que cuidamos para recoger cuatro frutos y llevárnoslos a casa las cabras se lo cargan”, lamentó uno de los afectados.

La situación ha llevado a que algunos de los agricultores implicados hayan mostrado su malestar “ante una evidente falta de control del censo de esta especie salvaje”. A esta controversia se suma el inexistente entendimiento con el coto de caza local. “Cada uno busca su interés, los cazadores sacan un rendimiento de las cabras que matan, pero los que somos agricultores no recibimos nada y, además, perdemos los árboles o los frutos que se comen o destrozan”, señaló un vecino.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Llucena actuó hace algunos días como mediador para que aquellas personas que hubieran sufrido daños en sus fincas privadas dieran sus datos para después remitir un listado a la federación de agricultores Fepac-Asaja y a la Conselleria de Medio Ambiente con el fin de poder adoptar las medidas oportunas.

A día de hoy ya son más de 80 los afectados que han pasado por el consistorio para mostrar su malestar ante los desperfectos sufridos por las cabras hispánicas.

Preacuerdo // Hace algunas semanas hubo un acuerdo en Llucena entre Fepac-Asaja y la Federación de Cazadores de la Comunitat en la que se comprometían a realizar un estudio “para determinar la verdadera población de animales” en la comarca de l’Alcalatén y así potenciar la actividad cinegética y beneficiar a la agrícola. Por el momento, tanto agricultores como cazadores, están a la espera de un informe que les permita adoptar medidas para controlar la población.

El aumento de ejemplares de las últimas semanas se debe a la época de celo. Llucena es una zona donde predominan más las hembras y los machos se desplazan hasta aquí de otros lugares más rocosos para el apareamiento. Por eso, en los últimos días se han visto imponentes cabras en zonas como les Roques Rojes, la Talaia, les Pedrosses, el Salt del Cavall y el Mas del Moro.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *