Más cebos naturales para pescar

¿Lo compartes?

Continuando con otro artículo ya publicado en nuestra web, quiero seguir aumentando la lista de cebos naturales, ideales para hacer que a nuestra jornada de pesca no le falte lo más fundamental.

Está claro, que cada cebo va a ir destinado según varios factores: especie a pescar, estación de año, climatología de ese día, etc, por lo que nuestra decisión debe ser la más acertada.

En este apartado, voy a incluir otros cinco grandes cebos naturales, que seguro os ayudarán a disfrutar de vuestras sesiones, por lo que vamos al grano.

En primer lugar, voy a comenzar con todo un clásico de los cebos vivos:

La lombriz:

lombriz

Uno de los mejores cebos que podemos usar en cualquier modalidad de pesca, incluso es apto en todas las estaciones del año, las carpas, barbos y truchas, especialmente se vuelven locas por este gran cebo.

Las podemos adquirir en tiendas de pesca especializadas, pero también las podemos buscar nosotros mismos, en lugares de tierra fértil, sombríos y húmedos, próximos a cualquier curso de agua.

Con la ayuda de una piqueta, será más que posible que las podamos localizar.

En cuanto a la hora de ponerlas en acción de pesca, lo suyo es que vayan duras, para ello, basta con ponerlas unos días en musgo húmedo, bien escurrido, así conseguiremos que adelgacen, y adquieran una dura consistencia.

El asticot o larva de la mosca:

nutriaca

Se trata de un cebo universal, muy apto para las estaciones primaverales y veraniegas, deben usarse lo más frescos posibles, pues en este estado son mucho más eficaces, pudiéndose reconocer por la pequeña mancha negra visible por transparencia bajo la piel.

Al colocarlo en el anzuelo, se debe tener en cuenta que la cabeza de la larva, se encuentra en el extremo más fino de la misma, por lo que se debe sujetar por la parte opuesta.

En función de la especie que se pretenda pescar, se puede colocar uno o varios en el anzuelo, al ser un cebo pequeño, cualquier especie, desde la minitalla, hasta los más grandes, no harán nunca ascos a este excelente cebo.

El cañamón:

cañamon

El empleo del cañamón, es uno de los métodos más eficaces para la captura de ciprínidos, pero no sólo de pequeños, sino también de grandes carpas y barbos.

Y si nos preguntamos por qué, podemos decir, que tanto la pesca como el cebado, responden a una técnica tan simple como eficaz.

Va a existir un inconveniente, el cañamón es un cebo, al que los peces deben acostumbrarse, esto dependerá del lugar o especies que existan en ese lugar, ya que habrá especies, que se acostumbren rápidamente a él, y en otros emplazamientos puedan tardar varios días en manifestarse.

Los granos de cañamón deben cocerse, para ello, en mi caso, los pongo en remojo uno o dos días, después los meto a cocer durante 30 minutos aproximadamente a fuego medio, esta semilla tiene una característica fundamental, en cuanto veamos que al cocerlo le sale el germen blanco, es señal de que están listos, también observaremos que su tamaño se habrá duplicado.

El trigo:

trigo

Es un cebo muy antiguo, pero fácil de conseguir en tiendas de granos o incluso en molinos, ya que es un alimento muy bueno para las gallinas, patos, etc.

Este cebo está destinado fundamentalmente para el verano.

A la hora de prepararlo, es conveniente que esté en agua durante un par de días, para que se hinche, antes de cocerlo, durante éste proceso, lo tendríamos que tener un mínimo de hora y media, hasta que veamos que la piel del grano se comienza a desprender y se ablande.

En mi lugar, esta semilla, la uso para preparar un cebadero copioso, tanto para la pesca a la inglesa, enchufable y al carpfishing.

La chufa:

chufa

Es un cebo conocido y utilizado por todos los pescadores de carpa, sus grandes virtudes le hacen ser uno de los cebos preferidos de muchos pescadores avanzados.

Todos sabemos que no se puede abusar de ella debido a su gran dureza, ya que puede dañar a la carpa si la ingiere en exceso.  Tiene una atracción brutal debido a sus componentes dulces. Pero la cualidad que hace a este cebo ser un número uno, es la resistencia contra los ataques de los cangrejos.

Este cebo viene en un formato seco y arrugado, y nosotros debemos tratarlo para que sea apto y lo más atractivo posible para las carpas.

La forma de prepararlo sería la siguiente: Primero habría que ponerlo en remojo, hasta que veamos que la chufa a perdido sus arrugas y queda estirado por completo, esto suelo suceder alrededor de 4 días.

Este paso es muy metódico, en la cocción, tenemos que tenerlas el tiempo justo, y éste, es una vez que comienza a hervir el agua, es dar 20 minutos extras, aquí la chufa estará lista y preparada.

Resumiendo.

En la diversidad de los cebos está el gusto, y es aquí, donde cada uno de nosotros, tendremos que elegir el que mejor nos venga en las diferentes situaciones que se nos pueden plantear, por lo que se trata de probar y probar.

Si en algo debemos dedicar nuestro tiempo antes de planificar nuestras sesiones de pesca, es en esto, debido a que nuestros resultados finales dependerán en gran medida a una correcta elección y preparación de los cebos.

Muchas suerte a todos y nos vemos por las orillas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *