Mala cosecha, buena media veda

¿Lo compartes?

Este viernes arrancó en Castilla-La Mancha la temporada estival de caza, donde la sequía ha beneficiado el aumento de aves debido a que muchas cosechas no se recogieron por su baja rentabilidad.

18/08/2014 | ABC | Luis de la Osada

Foto: ABC
Foto: ABC

La media veda es un periplo preliminar especial a la temporada ordinaria de caza en la que los protagonistas son tres de las especies más significativas de la región: codorniz, tórtola común y paloma torcaz. Este periodo, que comienza el día 15 de agosto para codorniz y el 21 para torcaces y tórtola, es muy agradecido para miles de cazadores que llevan preparándose durante semanas para llegar en forma a la tan esperada cita.

Desde principios del mes de agosto muchos de los aficionados a este tipo de práctica llevan ojeando sus áreas de caza, van preguntando por posibles tarjetas en los terrenos codorniceros, preparan las zonas en las que celebrarán las tiradas a tórtolas y torcaces y, sobre todo, ponen en forma a sus perros de cara a la nueva temporada. El perro es una herramienta fundamental para el cazador, ya que cuando las codornices no son muy abundantes, hay que fiarse de su olfato para conseguir una jornada positiva.

A primera vista, la presente temporada estaba llena de incertidumbre. La sequía sufrida desde primavera, junto con las fuertes granizadas en algunos puntos de Castilla-La Mancha durante los meses de junio y julio, no ha beneficiado nada a las cosechas. De hecho, el año agrícola se ha calificado como «catastrófico», llegándose a perder el 80 por ciento de la cosecha de cereal de invierno que repercute en la falta de alimento para los diferentes tipos de aves.

Pero, desde la Federación de Caza de Castilla-La Mancha (FCCM) quieren tranquilizar a los cazadores alegando que «este año será muy parecido a los dos últimos ejercicios, incluso se nota un incremento de paloma torcaz».

El presidente de los cazadores castellano-manchegos, Juan de Dios García, en declaraciones a ABC, reconoció que la sequía en la región no afecta al descenso de las especies, sino que al contrario «las beneficia» porque «ha provocado que no se recojan del campo muchas de las cosechas», lo que lleva a que este tipo de aves obtengan su alimento con mayor facilidad.

Lo que sí preocupa a la Federación de Cazadores, aunque no haya datos que lo cuantifiquen, es el descenso en licencias de caza. Desde hace unos años cada vez se producen más bajas en las sociedades de cazadores, aparte de que muchos de ellos no renuevan sus licencias. Según García, esto se debe «a los precios astronómicos que mantienen muchas fincas y cotos, similares a los que había en los años de bonanza».

 

Polémica con ecologistas

La controversia llegó cuando hace dos semanas, asociaciones de ecologistas y defensores de animales, como la Sociedad Albacetense de Ornitología y Ecologistas en Acción de La Manchuela, pidieron a la Consejería de Agricultura «la suspensión de la media veda para esta temporada» en provincias como Albacete.

Estos grupos se acogen a las leyes europeas y regionales que «contemplan la protección de las especies cinegéticas en situaciones excepcionales», es decir, cuando por razones de incendios, inundaciones, sequías u otras causas, las piezas de caza se ven privadas de sus facultades normales para defenderse u obligadas a concentrarse en determinados lugares.

Pero desde la Federación de Caza de Castilla-La Mancha niegan la situación, aludiendo que la media veda «beneficia el ecosistema» porque aprovecha los meses que estas especies migratorias del norte de África están en la península. Igualmente, el control de estas especies auxilia los cultivos de grano y las plantaciones de girasol «que suele ser donde más daño hacen este tipo de especies».

Por otro lado, expone que uno de los factores más determinantes que ha influido estos años en el descenso de aves cinegéticas «es el aumento de ciertas prácticas agrícolas, como cosechar por las noches y el pastoreo de rastrojos antes de que termine la media veda».

 

Nueva temporada

Juan de Dios García también hizo referencia a la próxima temporada de caza, que se iniciará en el mes de octubre, calificándola como «difícil», ya que la presencia de perdiz en el campo «va a ser irregular», pidiendo a los cotos y asociaciones «que sean responsables en cuanto a los cupos». Y por el lado de los cazadores «que se atengan a la normativa, que respeten el medioambiente y que vayan siempre con prudencia».


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *