Madrid // Adiós a la captura de jilgueros

¿Lo compartes?

Cazar pajarillos para disfrutar de su canto en cautividad es una afición muy arraigada en nuestro país. Más de lo que parece. También lo es en Bélgica o Francia. Pero allí hace tiempo que jilgueros, verderones, verdecillos, pinzones, canarios o pardillos no son extraídos de su hábitat natural sino criados en cautividad.

17/02/2014 | ABC

En España, asegura SEO/BirdLife, solo Cataluña cumple la directiva comunitaria en ese sentido . Y puede que en breve Castilla y León, que en su anteproyecto de ley de Patrimonio Natural prohíbe «la extracción del medio natural de ejemplares o huevos de fringílidos para su destino al silvestrismo».

Juan Carlos Atienza, director de conservación de SEO explica que los belgas llegaron hasta el Tribunal de Luxemburgo para defender la captura de fringílidos silvestres «pero los jueces no les dieron la razón porque dejaron claro que este tipo de actividades culturales, y el silvestrismo nadie duda de que lo sea, solo son admisibles cuando no hay otra opción. Y la alternativa de la cría en cautividad es perfectamente viable. Cada año, solo en nuestro país, se capturan cerca de un millón de pájaros para su adiestramiento para el canto e hibridación con otras especies, y aunque no se trate de especies en peligro de extinción, su tendencia es claramente hacia el declive. Es más, en teoría debería haberse dejado de capturar pájaros desde 1986. Por eso tenemos abierto un procedimiento de la Comisión Europea que llevó a las comunidades autónomas y al Gobierno a adoptar el compromiso de acabar con esta práctica en 2016».

Atender a la tradición
La Real Federación Española de Caza no comparte esa visión y se muestra «en absoluto desacuerdo» con la futura legislación de Castilla y León porque para ellos no se trata de una actividad cinegética a efectos del ordenamiento jurídico y defienden que «constituye una explotación admisible, siempre que se respeten límites para la conservación de determinadas especies». Punto en el que recuerdan que, además de que el daño que se ocasiona a las poblaciones de estos pájaros es «ínfimo, comparado con el del uso masivo de herbicidas y plaguicidas», la propia directiva de conservación de aves silvestres permite a cada país atender «a las exigencias ecológicas, científicas y culturales».

Sin embargo, desde SEO insisten en que «la sentencia del Tribunal fue tajante, solo podría mantenerse si no hay otra posibilidad que la caza. Pero la cría en cautividad es una opción viable y alternativa a la captura de un milllón de estos animales. El sector ha tenido tiempo para adaptarse. Cazar pájaros para el silvestrismo es ilegal en la UE».


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *