Los jabalíes, en manada por la A-6

¿Lo compartes?

Los accidentes de tráfico causados por la irrupción de animales salvajes en la calzada tienen como escenario vías de todo tipo que se sitúan en distintas comarcas, y generalmente se producen por la presencia de un solo animal.

16/12/2014 | La Voz de Galicia | XOSÉ MARÍA PALACIOS

Sin embargo, un accidente puede ocurrir en una autovía y tener como origen la entrada de una manada de animales en plena madrugada. Así ocurrió, la semana pasada, en la autovía del Noroeste (A-6) a su paso por el municipio de Guitiriz.

Un turismo, un Skoda modelo familiar, que circulaba en sentido Lugo alcanzó, sobre las tres de la madrugada, a tres jabalíes cerca del acceso de Parga, a la altura del kilómetro 533 de la citada autovía. El conductor, único ocupante del turismo, llegó a darse cuenta de la presencia de los animales y frenó para evitar el impacto, aunque finalmente no pudo impedirlo.

Eran tres animales de buen tamaño, y los tres, una hembra y dos crías, murieron en el acto. El conductor resultó ileso, y contó, entre otras ventajas, con el buen funcionamiento de los airbags del vehículo, que ayudaron a mitigar el impacto. El coche sufrió algunos desperfectos, sobre todo en la parte delantera, aunque en principio menores de los que se pueden suponer en un impacto de esas características. La Guardia Civil de Tráfico levantó el correspondiente atestado tras desplazarse al lugar, adonde acudió también un equipo del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) de Guitiriz, que retiró los animales de la calzada tras el accidente.

Aviso de un cuarto

El incidente quedó ahí, aunque la alarma fue mayor y las consecuencias podrían haber sido incluso peores, ya que en un primer momento también se informó de la presencia de un jabalí que deambulaba por la calzada de la A-6. Sin embargo, el equipo del GES de Guitiriz que se desplazó al lugar del accidente no vio más animales en ese punto, ni en las inmediaciones del escenario del atropello, por donde anduvo para buscar ese otro animal y lograr ahuyentarlo de la calzada.

Otro asunto que suscita preocupación es el lugar por el que los tres animales entraron en la autovía del Noroeste. No son extraños los casos en los que la fauna salvaje accede a una autovía rompiendo las mallas de protección o aprovechando algún hueco; sin embargo, en el entorno del lugar del accidente no se vio ningún indicio de que los animales hubiesen logrado acceder a través de las vallas que protegen la A-6.

Pocos precedentes

El sucesos ocurrió en una zona en la que sí se han registrado accidentes en los que se han visto implicados corzos, perros de caza o perros domésticos. Sin embargo, no había apenas precedentes de incidentes como el de la semana pasada, que además tuvo, para lograr un desenlace menos peligroso, la ayuda de las circunstancias meteorológicas: no había niebla ni llovizna, con lo cual la visibilidad fue mayor antes del choque y el vehículo no patinó.

En el municipio de Guitiriz, en cambio, sí son más frecuentes los accidentes con jabalíes en un tramo de la N-VI, que discurre muy próxima a la autovía del Noroeste. Entre A Moscosa y las cercanías de un acceso al balneario de Pardiñas, en una distancia de unos tres kilómetros, sí ha habido más casos de accidentes. No parece haber una razón especialmente convincente que explique esa abundancia de sucesos, que hasta ahora no han tenido consecuencias graves para los ocupantes de vehículos implicados. La muerte de los animales y los daños en los vehículos han sido las características habituales.

Frecuentes en la A-8

Una zona de autovía donde la reiterada presencia de animales en la calzada llegó a causar preocupación, aunque no accidentes graves, es un tramo de la autovía del Cantábrico (A-8) que discurre por los municipios mariñanos de Ribadeo y de Barreiros. En los últimos tiempos, sin embargo, el fenómeno parece haberse reducido.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *