Los insectos utilizan toxinas bacterianas para protegerse

¿Lo compartes?

Se ‘apropian’ de las toxinas que producen ciertas bacterias para protegerse de otros microorganismos. Su descubrimiento podría ayudar al estudio de enfermedades transmitidas por garrapatas a animales como el perro o el caballo.

16/12/2014 | Redacción 

Foto:Matt Pinski/University of Washington
Foto:Matt Pinski/University of Washington

La supervivencia es un grado, y los insectos han demostrado a lo largo de millones de años que ellos saben qué hacer para, seguramente, ser los últimos seres vivos que se extingan en la Tierra.

Una muestra más: un grupo de investigadores dependientes de la Universidad de Washington (EE UU) ha descubierto que algunos de ellos, especialmente ciertas especies de garrapatas y ácaros, son capaces de hacer suyas las toxinas que producen ciertas bacterias de forma natural para utilizarlas en su defensa y protección contra los microorganismos.

 

Cómo lo hacen

La capacidad para conseguirlo se basa en un mecanismo denominado transferencia genética horizontal. Es decir: los genes implicados en la producción de estas toxinas, que las bacterian utilizan como arma letal al inyectarlas en sus rivales microscópicos para exterminarlos, pasan de ellas a los animales mediante este mecanismo. Y, una vez en el cuerpo del otro animal, en este caso del insecto, quedan incporporados a su genoma de forma permanente.

Hay que tener en cuenta que este mecanismo de ‘transfusión’ se había observado ya entre microbios, pero nunca de una bacteria a un sistema u organismo más complejo, como puede ser un ácaro.

¿Sirve esto de algo a la ciencia? Claro, como casi todo. Porque allá donde nosotros vemos estudios raros o curiosos, sus investigadores tienen claro que este hecho podría ayudar al estudio de ciertas enfermedades causadas por bacterias como la de Lyme, que afecta a los órganos y que es transmitida a través de las garrapatas. De hecho, animales como el perro o los caballos se pueden ver afectados por ella.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *