Los gatos asilvestrados culpables de la extinción del 14% de los vertebrados insulares

¿Lo compartes?

Un estudio dirigido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela que los gatos asilvestrados son “una de las especies invasoras más perniciosas para las comunidades de vertebrados en islas”. 

01/10/2015 | J&S

 

La introducción, deliberada o involuntaria, de especies alóctonas, no propias de un determinado hábitat o región geográfica, es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta nuestro medio ambiente. Representan, después de la destrucción del hábitat, la principal causa de extinción de especies. La primera en las islas oceánicas.

Se han convertido en una parte importante del cambio ambiental, influyendo en la completa desaparición de especies en muy poco tiempo.

 

Según investigaciones del CSIC

El efecto que causan los depredadores introducidos en lugares ajenos a su distribución natural es de largo conocido. Un grupo de investigadores españoles cuantificó en 2011 el alcance de la llegada de felinos a las islas y concluyeron que son la causa del 14% de las extinciones de aves y otros pequeños vertebrados insulares que han ocurrido en los últimos siglos.

El trabajo se basa en una revisión bibliográfica de 229 casos en 120 islas del mundo. Se ha clasificado en tres categorías el impacto de estos felinos sobre la comunidad de vertebrados:

  • Mixta: si el impacto negativo que producen de los gatos asilvestrados se ve agravado por la acción de otras especies invasoras.
  • Alta: cuando hay claras evidencias de su impacto.
  • Fuerte: cuando la extinción se atribuye casi exclusivamente a la acción de los gatos.

Dicho de otro modo, los felinos asilvestrados han ayudado a extinguir 16 especies de aves y otros vertebrados y amenazan ahora mismo a otras 128 especies.

[foto de la noticia]
Islas en las que se han registrado extinciones causadas por gatos silvestres. / csic.es

A diferencia de las áreas insulares, en territorio continental, las especies amenazadas tienen la posibilidad de desplazarse a otras zonas y disponen de varias poblaciones. Por ello, cuando un gato u otro depredador llega a una isla que no estaba acostumbrada a ellos y comienza a comerse especies únicas, propias de esa isla y que no se encuentran en otro lugar del mundo, pueden llegar a extinguirlas.

 

Su control es necesario

Las regiones insulares más afectadas históricamente por la acción de gatos asilvestrados son las Galápagos (Ecuador), Hawái (EEUU), algunas islas del Caribe y las Islas Canarias. Los datos demuestran que la biodiversidad de los dos archipiélagos españoles también se ha visto afectada por la acción de estos predadores. Los lagartos gigantes endémicos de La Gomera y El Hierro, catalogados en peligro crítico por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), “ya sólo habitan en ciertos acantilados donde los gatos tienen difícil su acceso”, asegura el investigador del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología del CSIC, Manuel Nogales.

Actualmente se exterminan a los gatos de las islas más pequeñas para que las poblaciones de aves puedan recuperarse y aumenten su tamaño y, si es el caso, repoblar aquellas en las que se han extinguido. En islas mayores se están controlando las poblaciones felinas. Y en varias islas de más de 100 kilómetros cuadrados se planea la eliminación de la totalidad de mamíferos invasores (gatos, ratas, ratones y conejos). Esta práctica ya se ha llevado a cabo con éxito en otras islas de las mismas características. Nogales considera que la erradicación de los gatos asilvestrados debe entenderse como la de cualquier otra especie invasora, ya que su presencia puede suponer la extinción de numerosas especies endémicas en el futuro. “Muy frecuentemente nos encontramos ante casos extremos en islas en los que se trata de una cuestión de supervivencia, la especie autóctona versus la invasora”, concluye el investigador.

Y es que lo que parece una adorable y cariñosa mascota, puede acabar con especies de incalculable valor ecológico que han vivido en estas islas durante miles de años y que ahora se encuentran indefensas contra semejante depredador.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *