Los europeos son más cazadores que agricultores genéticamente, según un nuevo estudio

¿Lo compartes?

Un nuevo estudio realizado en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) asegura que los europeos llevan más carga genética de los primeros cazadores que de los primeros granjeros, ya que los primeros fueron los que posibilitaron la adaptación al medio de este continente.

21/3/2016 | Europa Press

Foto: Sergei Melnikov / Omsk Region
Foto: Sergei Melnikov / Omsk Region

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) ha analizado genomas de humanos que vivieron hace entre 45.000 y 7.000 años llegando a demostrar que la adaptación a cada entorno local ha dado lugar a variantes genéticas que alcanzan altas frecuencias en grupos europeos.

Este estudio ha descubierto que, curiosamente, la mayoría de las variantes adaptativas ya estaban presentes en los primeros cazadores-recolectores, pero no en los primeros granjeros. Por tanto, esto sugiere que los cazadores-recolectores, que vivieron en Europa durante miles de años antes de la llegada de los agricultores, se adaptaron a los entornos locales y aportaron variantes genéticas de adaptación a los actuales europeos.

Los genomas de los antiguos europeos adicionales proporcionan más detalles sobre la adaptación local en Europa. El equipo demostró que los primeros cazadores-recolectores llevan más variantes que han ido aumentando rápidamente en frecuencia en Europa que los primeros granjeros.

“Es bastante sorprendente que, mientras que la revolución de la agricultura neolítica trajo un estilo de vida a Europa que aún persiste en la actualidad, los cazadores-recolectores proporcionaron la mayoría de las adaptaciones genéticas para el medio ambiente local europeo”, dice Félix Key, estudiante de doctorado en el Instituto Max Planck en Leipzig y primer autor del artículo.

Los seres humanos tienen pocas diferencias genéticas entre los individuos, y la mayoría de estas diferencias no tienen ningún efecto sobre el fenotipo o aptitud. El papel de la adaptación local sobre las diferencias físicas entre las poblaciones por lo tanto sigue sin estar claro.

Usando el genoma de 45.000 años de edad de humanos de Ust-Ishim, en la actual Siberia, los investigadores del Instituto Max Planck investigaron las pocas variantes genéticas que tienen grandes diferencias de frecuencia entre los africanos y no africanos. “Cuando escuché por primera vez sobre el genoma Ust-Ishim me entusiasmé inmediatamente. Este individuo es extremadamente útil, ya que proporciona información directa sobre la genética de una población que había experimentado la migración fuera de África, pero no había tenido mucho tiempo para adaptarse a entornos de Eurasia “, dice Aida Andrés directora del equipo científico.

El equipo de Andrés encontró que alrededor del 70% de las variantes genómicas con grandes diferencias de frecuencia entre los africanos y no africanos son cambios aleatorios que pueden haber ocurrido durante los momentos en que la población era escasa, como por ejemplo durante la migración fuera del continente africano hace unos 50.000 años.

Se encontraron menos del 30% de las variantes que han aumentado en frecuencia durante o después de la colonización de Europa. Estos se enriquecen en partes probablemente funcionales del genoma, tales como como las que codifican proteínas y regulan la actividad de los genes. Esto sugiere que algunas de ellas crecieron en frecuencia debido a la selección positiva para los rasgos que posibilitaron la adaptación.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *