Los cotos asturianos pierden 8.000 cazadores en los últimos cuatro años

¿Lo compartes?

Las asociaciones creen que el reglamento de caza permitirá reducir gastos, mientras los guardas prevén la destrucción de 50 empleos.

13/08/2014 | La Nueva España | M. Castro

Por la izquierda, Jorge Cuesta, de la Asociación de Vigilantes Privados; Guadalupe Zapico, de Working Comunicación; el teniente Avelino Torres, del Seprona de Gijón, y Raúl Ruiz, de la Asociación de Vigilantes. / Foto: MARCOS LEÓN
Por la izquierda, Jorge Cuesta, de la Asociación de Vigilantes Privados; Guadalupe Zapico, de Working Comunicación; el teniente Avelino Torres, del Seprona de Gijón, y Raúl Ruiz, de la Asociación de Vigilantes. / Foto: MARCOS LEÓN

La crisis ha provocado una reducción en más de un 60% en el número de cazadores en los cotos regionales en Asturias, que han pasado de las 13.000 que había hace cuatro años a los alrededor de 5.000 de la actualidad, indicó el secretario de la Fundación para el Manejo, Desarrollo y Conservación de la Vida Silvestre y su Hábitat” (Fadovisa), Fernando González Aparicio. Los ingresos anuales en los cotos rondan actualmente los 5 millones de euros, cuando hace unos años podían ser dos o tres millones más, añadió ayer en FIDMA. En número total de licencias en Asturias ronda las 10.000, según el secretario de la fundación; los 5.000 vinculados a los cotos y otros tantos que cazan en reservas regionales o son de fuera del Principado. En estos últimos casos también ha habido un descenso, que no sabe precisar el representante de Fadovisa.

Fadovisa es una fundación que agrupa a 39 asociaciones de cazadores de Asturias y que gestiona tres cuartas partes de los cotos de la región. González Aparicio explica que la recuperación de la actividad cinegética en el Principado pasa por la aplicación del nuevo reglamento, para reducir los costes que tienen los cazadores, que rondan los 500 a 600 euros anuales en Asturias, mientras que en comunidades próximas son sensiblemente más bajos: “Los cotos de Ibias, Pola de Allande, Taramundi e Illano apenas tienen socios, porque los cazadores se van a Galicia, donde cazar les cuesta 100 euros”, indica el secretario de Fadovisa. A esos cerca de 600 euros con que ahora tienen que contribuir los cazadores a sus cotos, se une otro millar de euros de otros gastos para su actividad.

Fadovisa participó en la elaboración del nuevo reglamento regional, “que es beneficioso para la continuidad de los cotos regionales, “que están perdiendo entre el 15% y el 20% de sus cazadores cada año, de media”. La situación “es inviable con los gastos que tienen los cazadores, que no hay en otras comunidades. Por ejemplo, la guardería, que es obligatoria a partir de las 8.000 hectáreas o tener que indemnizar (por daños provocados por la caza a los agricultores) con un baremo sobrevalorado”, algo que cambia el nuevo reglamento. “Si no bajamos gastos, al final irán todos los guardas al paro”, apuntó entre otras consideraciones.

La fundación valora positivamente el reglamento, pero cree necesario que “en dos o tres años” haya una reforma en profundidad, para lo que piden a la administración regional que elabore una ley de caza, que entre otras cosas “dé más libertad a las sociedades de cazadores para poder vender la caza”. La asociación también aboga porque las batidas de lobos que se autoricen las hagan cazadores, en lugar de guardas, lo que supondría que los cotos cobrarían por matar lobos, en lugar de pagar.

La Asociación de Guardas de Caza del Principado de Asturias, no ve con buenos ojos el nuevo reglamento. El tesorero de la asociación, Manuel Hevia, señala que la nueva normativa provocará a medio plazo la pérdida de la mitad del centenar de empleos de guardería de caza de Asturias.

Hevia calificó de “intrusismo laboral” la figura del guía de caza, que tendrá “las mismas competencias que la guardería rural”. También rechaza que se den competencias a los jefes de cuadrilla para el control de documentación y labores inspectoras en batidas de caza mayor y de recechos. “A nosotros nos tienen que respetar un convenio colectivo, pero a los guías de caza no sabemos cómo se les va a pagar”, apuntó. Manuel Hevia dice que, según el reglamento, “cualquier jefe de cuadrilla puede ser guía de caza y si falta, puede serlo el siguiente en la lista y así sucesivamente, con lo que al final, cualquier cazador puede ser guía”. En su opinión, “poner a cazadores a vigilarse a ellos mismos supondrá menos vigilancia y más furtivismo; es un despropósito”.

El recinto ferial “Luis Adaro” acogerá el 18 y el 19 de octubre la I Feria AsturCaza, Pesca y Turismo de Naturaleza, presentada ayer en FIDMA por Guadalupe Zapico, de la empresa organizadora. La feria estará abierta a los aficionados a la caza y la pesca y a los profesionales del sector y se celebrará en la Sala Asturias del Palacio de Congresos, con expositores en su mayor parte de fuera de Asturias.

En la feria se celebrarán unas jornadas técnicas dentro de las que la Asociación de Vigilantes entregará por tercer año los galardones de seguridad privada en Asturias. Las jornadas contarán con una conferencia del teniente de la Guardia Civil responsable del Seprona de Gijón, y con una mesa redonda en la que participarán representantes del Sistema de Información Turística de Asturias y de varias asociaciones de turismo rural.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *