Los chimpancés dan pistas sobre los primeros humanos

¿Lo compartes?

Es el único grupo de primates que emplea lanzas para cazar de forma habitual, lo que podría aportar claves sobre el origen de las sociedades humanas.

20/05/2015 | J&S

Un viejo chimpancé bebe agua en una charca, en Fongoli, Senegal. / FRANS LANTING
Un viejo chimpancé bebe agua en una charca, en Fongoli, Senegal. / FRANS LANTING

Este grupo de simios se encuentra en territorio senegalés, en la comunidad de Fongoli, y cazan de forma habitual usando ramas afiladas, según un articulo de Elpais.es. Este modo de conseguir alimento es un uso cultural consolidado para ellos.

Existen otros muchos factores que hacen pensar en una posible organización o sociedad: hay más tolerancia, mayor paridad de sexos en la caza y los machos más corpulentos no atropellan tan a menudo los intereses de los demás gracias a su fuerza. Para los investigadores que vienen observando este comportamiento desde hace una década estos usos además podrían ofrecer claves sobre la evolución de los ancestros humanos.

Los machos más fuertes de esta comunidad respetan las capturas de las hembras. “Son la única población no humana conocida que caza vertebrados con herramientas de forma sistemática, por lo que forman una fuente importante para hipótesis sobre el comportamiento de los primeros homínidos basadas en la analogía”, explican los investigadores liderados por Jill Pruetz, quien considera que son un buen ejemplo de lo que pudo ser el origen de los primeros primates erguidos sobre dos patas.

Gracias a la innovación tecnológica que supone convertir las ramas en pequeñas lanzas con las que se ayudan para cazar galagos —monos muy comunes en ese entorno—, las hembras consiguen cierta independencia alimentaria.

“En Fongoli, cuando una hembra o un macho de bajo rango captura una presa, se les permite quedársela y comérsela. En otros sitios, el macho alfa u otro macho dominante suele tomar la presa. Así que las hembras obtienen poco beneficio de la caza, si otro chimpancé les va a quitar su presa”, asegura Pruetz. Es decir, el respeto de los machos sirve de incentivo para las hembras que se deciden a ir de caza más a menudo que las de otras comunidades. Durante estos años de observación, han cazado con herramientas prácticamente todos los chimpancés del grupo, que ronda los 30 individuos.

¿Estaremos ante nuestros primos lejanos?


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *