Lo siento

¿Lo compartes?

cabecera-gallardo

José María Gallardo – 04/02/2015 –

Por mi forma de comportarme y de hablar. Por mi forma de sentir y expresarlo. Lo siento.

Lo siento porque no aguanto a aquellos que dicen que nos defienden, que trabajan y luchan por nosotros, cuando jamás han hecho nada por nadie que no fuera en beneficio propio.

Hablo en nombre de todos aquellos que incompresiblemente nos sentimos mal por luchar por lo que más queremos y más nos gusta, los que tras la defensa a ultranza de nuestros pensamientos y sentimientos, de nuestro trabajo diario, nos sentimos mal por ser tan viscerales. Lo siento de parte de todos ellos.

Tras la disputa piensas y recapacitas: “¡¿por qué habré dicho una cosa o la otra?!” “¡¿por qué no he guardado calma?!” “¡ya has vuelto a meter la pata!” Y opinas que eres un necio al que le quedan muchas cosas por aprender. Qué dura es la autocompasión para poder salir de tanta culpabilidad a sí misma infligida. Y sólo piensas: ¡Lo siento!.

Pero, ¡basta ya! Tras mucho cavilar he llegado a la conclusión de que quienes somos así no tenemos por qué sentirnos mal ni avergonzarnos de nada, y lo que siento es que no todos seamos iguales, ni sintamos parecido, ni tan siquiera lleguemos o podamos involucrarnos igual. Lo siento por ellos, por los egoístas y cortos de mira.

Hoy puedo decir que siento la caza como pocos, que la defiendo como casi nadie, que la llevo a fuego en mi piel y que me siento orgulloso de ello. Hoy hablo por todos aquellos que trabajan en sus clubes y sociedades, en sus cotos, en las Federaciones o en la Administración, en la prensa especializada, o por todos aquellos que simplemente luchan en la red y que día tras día se encuentran con las trabas de esta sociedad acomplejada, con el maltrato de los ecologistas anticaza más radicales o, lo que es peor, mucho peor, día tras día se encuentran con el conformismo, pasotismo, autocomplacencia y dejadez de miles de cazadores ajenos a nuestra causa.

¿Lo siento?. No por mí, sino por ellos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *