León subasta el lunes la caza a rececho de 25 ejemplares de lobo

¿Lo compartes?

El entorno de los Picos de Europa volverá a ver esta temporada la caza de lobos. En el Ayuntamiento de Riaño (León) se subastarán el próximo lunes las piezas de caza correspondientes al cupo de propietarios de los ayuntamientos de Acebedo, Burón, Oseja de Sajambre, Posada de Valdeón y Riaño, incluidos en la Reserva Regional de Caza de Riaño. El Ayuntamiento de Boca de Huérgano hará lo propio el 15 de marzo.

05/03/2015 | El Comercio Digital | M. M. C.

LoboTras la reunión de la Junta Consultiva de Caza de Riaño, se decidió sacar a subasta la caza a rececho de 25 lobos, junto con las juntas de Mampodre y Ancares, dentro del plan de caza para la temporada 2015-2016. Los ayuntamientos esperan conseguir -por 381 ejemplares de corzo, ciervo, rebeco y cabra montesa, 101 de jabalí, 19 cacerías de caza menor y los 25 lobos- un total de 370.750 euros. Pero vecinos, cazadores y ayuntamientos estiman demasiado reducido el número de cánidos que se podrán abatir, ya que los consideran responsables no solo de la pérdida de numerosas cabezas de ganado sino también de muchos ejemplares salvajes aptos para la caza, uno de los principales recursos de estos municipios. Hay que tener en cuenta que cazar un lobo puede llegar a costar más de 3.000 euros.

Los vecinos llegaron a apuntar que «hay más lobos que venados», por lo que piden a la Junta de Castilla y León que incremente el número de ejemplares que se pueda abatir, con el fin de reducir las manadas que viven por la zona y controlar de esa manera su población.

Un cazador y un guarda

La caza a rececho es una modalidad en la que se persigue un animal concreto seleccionado previamente, por lo general por su trofeo. En el caso del lobo, el trofeo es el cráneo y, dependiendo de su tamaño, tiene más o menos valor. En esta práctica intervienen un único cazador y un guarda que es el encargado de supervisar la cacería y seleccionar el animal a abatir.

En Asturias, el lobo no es una especie cinegética, todo lo contrario, pues goza del más alto grado de protección, pero en la vecina Castilla y León sí lo es y, por ejemplo, en la temporada 2012-2013 ya se autorizó la caza de 137 ejemplares, 47 de ellos en los montes de la provincia de León. Se puede cazar desde el río Duero hacia el Norte.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *