León // La subasta de caza de Mampodre recaudó un 25% menos que en 2013

¿Lo compartes?

El Ayuntamiento de Puebla de Lillo celebró ayer la subasta de las piezas de caza correspondientes al cupo de propietarios de los municipios de Puebla de Lillo y Valdelugueros de la reserva regional de caza de Mampodre.

24/03/2014 | Diario de León | JOSÉ Mª CAMPOS

Se subastaron setenta y ocho, dos becadas y once batidas de jabalí con una recaudación total de 47.900 euros. Esta cifra ha sido inferior a la recaudación de 2013 que llegó a los 64.000 euros y a la de 2012, que fue 64.250 euros. La subasta contó con mucha menos gente que en otras ediciones y en ningún momento hubo pujas interesantes por alguna pieza con la excepción de rebeco trofeo que llegó a los 3.400 euros.

La subasta se inició con el ciervo no medallable que salió en 600 euros no superando los 600 euros y una recaudación total de 6.050 euros. Quedaron desiertas diez piezas El ciervo trofeo que partía en 1.200 euros no superó esta cifra y quedaron cinco desiertas. Su recaudación total fue de 4.800 euros. El corzo no medallable que salía en 400 euros y que llegó a los 650 euros con una recaudación total de 3.900 euros. El corzo trofeo que salía en 800 euros no superó este precio y quedando siete piezas desiertas. La recaudación fue de 5.600 euros. El rebeco no medallable que salió en 600 euros y llegó a los 1.400 euros en el cuartel de Lillo. Se logró un total de 15.090 euros. La única pieza de rebeco trofeo que salía en 1.200 euros llegó a los 3.400 euros. Fue el único momento de la subasta donde la puja estuvo muy animada.

Por lo que respecta a las batidas de jabalí que partía en 500 euros llegó a los 850 euros en el cuartel de Solle muy lejos de los 2500 euros en el cuartel de Redipollos del año pasado. La subasta de jabalí solo recaudó 5.250 euros y quedaron libre dos cacerías. También se subastaron dos becadas al precio de salida de 300 euros que quedaron desiertas. Lo mismo pasó con las tres hembras de ciervo que salía a 150 euros. Las hembras de rebeco que partían a 300 euros llegaron a los 600 euros y recaudaron 3.000 euros.

Al final de la subasta quedaron sin puja un total de 24 piezas, dos becadas y dos cacerías de jabalí. En otras ediciones se volvía a repetir estas piezas para ver si la gente se animaba en una segunda vuelta. A partir de ahora los animales y cacerías que no salgan en la subasta quedarán pendientes para la subasta en Internet a través de la página de la Consejería de Medio Ambiente.

Las piezas que no han encontrado pujador se podrá subastar por ellas en internet una vez que la consejería abra las fechas de puja. Para los propietarios de los cuarteles de la reserva de Picos la ventaja de este tipo de subasta es que no hay posibilidad de acuerdos por lo que las piezas alcanzan mayores precios.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *