León // El plan del lobo recibe 47 alegaciones, seis de ellas de instituciones públicas

¿Lo compartes?

El nuevo Plan de Conservación y Gestión del Lobo, que acaba de superar el periodo de exposición pública previo a su aprobación por decreto, ha recibido un total de 47 alegaciones, según fuentes de la Dirección General de Medio Natural.

18/04/2014 | Diario de León | María Carnero

La difícil tarea iniciada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente hace años para garantizar la conservación de esta especie claramente amenazada, y a la vez reducir la creciente e histórica conflictividad que su presencia genera con la ganadería extensiva, ha propiciado todas estas alegaciones que provienen de varios sectores y que se mueven por distintos intereses.

En concreto, 26 de ellas proceden de grupos conservacionistas, 15 de asociaciones ganaderas, cinco de instituciones públicas y una de empresa ecoturística.

Por lo que se refiere a los grupos ecologistas, estos denuncian que el plan «busca la erradicar la especie» al autorizar cada vez más batidas, según denunciaron cuando se presentó el plan, «sin ningún tipo de criterio científico». Además, aseguran que «los daños que causan al ganado son insignificantes, y en ningún caso justifican la muerte de este animal».

En este sentido, aseguran que el plan tan solo propone la caza como única herramienta de control y demandan otras medidas, como la presencia de perros pastores o cercados ganaderos, como medidas para disuadir el ataque de los lobos. Para defender estas posturas, los principales grupos conservacionistas (Ecologistas en Acción, Seo/BirdLife, Acenca, WWF y Ascel) se han unido en una plataforma para exigir la retirada de este plan ya que aseguran que «incumple la Directiva Hábitats de la Unión Europea, que obliga a garantizar el estado de conservación favorable de esta especie protegida».

En una posición totalmente opuesta se encuentran los grupos ganaderos, respaldados por los distintos sindicatos agrarios. Suyas son 15 alegaciones al plan que buscan precisamente que se incrementen los cupos de caza en la comunidad, 137 en todo el territorio situado al Norte del Duero, donde es especie cinegética, 50 de ellos en la provincia de León. Al Sur de la comunidad solo se pueden cazar aquellos ejemplares cuya muerte esté justificada por los daños que hayan causado al ganado.

De esta manera, el nuevo plan se adecua a las sentencias recientes del Tribunal Supremo», que en base a la normativa europea establecieron que la especie al sur de río Duero no es cinegética y que la Administración debe responder de los daños que cause.

Además, los ganaderos exigen el cobro directo de las indemnizaciones por los daños ocasionados por los lobos a su cabaña, ya que el plan establece dos vías. Por un lado, la ya citada responsabilidad patrimonial de la administración, en este caso la Junta de Castilla y León, en los ataque que se pruduzcan al sur del Duero. En el supuesto de que se demuestre, con la apertura del correspondiente expediente, que es responsable del daño es la administración, esta tendrá que hacer frente a la correspondiente indemnización, trámite que puede prolongar bastante en el tiempo. Por otro lado, está la suscripción de un seguro, subvencionado tanto por la Junta de Castilla y León como por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con el que se cubren los daños en todo el territorio.

Por su parte, la alegación presentada por una empresa ecoturística va encaminada a proponer la observación del lobo como recurso turístico en las zonas donde crea conflictos y piden el fin de los cupos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *