Legislación // ¿Prohibido pasar cuando haya una cacería?

¿Lo compartes?

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente viene preparando desde el pasado mes de marzo un texto legislativo que regulará la situación de los montes que, salvo los de propiedad privada, suelen ser de utilidad pública y administrados por entidades locales.

31/01/2014 | Diario de León

La Oficina Nacional de Caza, entidad que agrupa a un gran número de aficionados y federaciones, ha presentado alegaciones en el sentido de prohibir el tránsito por los bosques en los que se esté celebrando una cacería hasta que ésta concluya. Se trataría de evitar el peligro que, para las personas ajenas, pueda representar la acción de cazar. Las alegaciones, en principio, han sido aceptadas e incorporadas al borrador del texto legislativo. Si esto prosperase una vez que se apruebe la Ley a mediados de año, los cazadores tendrán el derecho a usar estos espacios de forma exclusiva en monterías o batidas autorizadas.

En la actualidad, siempre que se programan cacerías, los organizadores están obligados a informar tanto a la Guardia Civil como al Ayuntamiento, delimitando claramente el perímetro con cintas en los caminos y carteles anunciadores que avisen al excursionista, buscador de setas o transeúnte en general del peligro que corre en esta zona. Con la nueva Ley no se trataría de advertir, sino de prohibir expresamente el paso durante el tiempo que dure la acción cinegética. El Presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, que ha participado activamente en las conversaciones, entiende que se trata de una cuestión de seguridad, no tanto para el cazador como para el excursionista que practique el senderismo, bicicleta o simplemente busque setas. «El monte es muy grande y hay sitio para todos, máxime teniendo en cuenta que se caza en muy contadas ocasiones. Las manchas que se utilizan en cada cacería no pasan de 300 o 400 hectáreas, es cuestión de sentido común».

La cuestión está planteando bastante polémica con colectivos ecologistas que se manifiestan contrarios a este aspecto de la Ley. Sin embargo cabe recordar que los aprovechamientos, tanto cinegéticos como micológicos o madereros representan una notable fuente de ingresos, en ocasiones los únicos, para estos pueblos en su mayoría bastante despoblados y deprimidos. El dueño decide y la caza, en muchos casos, genera importantes beneficios para los pueblos. Las sociedades de cazadores no van a pagar unos aprovechamientos que les estén generando continuos problemas. Y las juntas vecinales y Ayuntamientos, necesitadas de fondos, precisan rentabilizar tanto los pastos como la caza y, últimamente, la recolección de setas y hongos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *