Las liebres americanas, más expuestas a los depredadores por culpa del cambio climático

¿Lo compartes?

Los días transcurridos entre sus cambios de pelaje, destinados a camuflarse con el ambiente, cada vez son más, lo que evidencia su presencia durante más tiempo.

10/11/2014 | Redacción

FOTOGRAFÍA DE ROBERT HARDING, WORLD IMAGERY/CORBIS
FOTOGRAFÍA DE ROBERT HARDING, WORLD IMAGERY/CORBIS

Los cazadores sabemos bien cómo las liebres son unas maestras del camuflaje y del disimulo, además de silenciosas. Una adaptación al medio ambiente ejemplar que en las liebres americanas es aún mayor, a partir de los rigores climáticos de las zonas montañosas de América del Norte en las que se las puede encontrar.

Habitualmente, estos animales son marrones durante la primavera y blancos durante el invierno, algo natural si se tiene en cuenta que, a ras de suelo, son los dos colores que predominan allí. Esa transición sólo las deja expuestas durante una semana aproximadamente a mayores peligros, días en los que ambos pelajes pueden superponerse y ser un reclamo para depredadores.

Pero como el tiempo está loco, loco, y con el cambio climático, más, ahora ese ínterin se ha alargado –la sucesión de estaciones ya no es tan lineal, sino que se superponen, se van y vuelven…– y ha provocado que su presencia sea cada vez más evidente para sus principales enemigos, los depredadores. De hecho, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte –responsables del estudio– aseguran que ese desase podría llegar a ser de hasta ocho semanas para finales de este siglo, con el retraso de la llegada de la nieve en la zona.

¿Podría suponer su desaparición o, siendo menos alarmistas, una reducción drástica de la población de liebre americana? Los investigadores afirman que no gracias al ‘generoso’ ciclo reproductivo de este tipo de animales. Ya conoces el dicho…


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *