¡Las hormigas zombis existen!

¿Lo compartes?

Un hongo afecta su sistema neurológico para dominarlas y conseguir así reproducirse.

20/02/2015 | Redacción 

hormigas-zombiesParece de película, pero las tretas, trucos o, simplemente, necesidad de supervivencia de las especies son, en ocasiones, dignas de un buen guión. Es el caso de un hongo entomopatógeno –del género Ophiocordyceps– del que se desconoce casi todo excepto su modus operandi: manipula el cerebro de las hormigas para, a partir de dominar a su antojo su voluntad, poder reproducirse.

La Universidad de Pensilvania ha descubierto que este hongo parásito sabe distinguir entre las distintas especies de hormigas para actuar en cada una de ellas de una manera, por lo que segrega sustancias distintas según la víctima elegida. La mayoría no son aún conocidas porque no se han estudiado, pero sí se sabe que dos de ellas son el ácido guanídino butírico y la esfingosina, que tienen efectos neurológicos.

En concreto, la macabra forma de actuar del hongo es la siguiente: contamina con la sustancia el sistema nervioso y neurológico de la hormiga que, como si de un zombi se tratase, asciende por los tallos de las plantas para quedarse detenida en una hoja. Ahí, el hongo acaba con su vida porque ya ha conseguido lo que quería: reproducirse desde las alturas. Es el momento en el que el hongo, desde arriba, expande nuevas esporas que caen al suelo para reproducirse. La altura le sirve, claro, para llegar más lejos y abarcar mayor territorio.

 

 

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *