La sequía favorece la presencia de aves en media veda

¿Lo compartes?

Esta semana (en concreto el viernes 15) arranca en Castilla-La Mancha la caza de codorniz y la siguiente (el jueves 21) la de paloma torcaz y tórtola común.

12/08/2014 | La Tribuna de Ciudad Real | Luis J. Gómez

Luis Fernando Villanueva (d) y Juan de Dios García (i)
De izquierda a derecha: Juan de Dios García y Luis Fernando Villanueva en una foto de archivo.

Esta temporada especial de caza se presenta con buenas perspectivas en lo referente a la presencia de aves en Castilla-La Mancha. Y aunque hay quien pudiera pensar lo contrario, en 2014 ha resultado beneficiosa la sequía final primaveral.
El mal año para la agricultura ha llevado a que las cosechas se hayan retrasado o directamente no se haya cosechado, algo que ha favorecido a la supervivencia de las codornices en los campos de cereales, ya que en los días de cosecha habitualmente morían muchos pollos de esta especie. Así lo explica Luis Fernando Villanueva, el presidente de Aproca Castilla-La Mancha, la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente. «No cosechar algunas parcelas de cara a la gestión de la caza ha venido muy bien», reconoce, «se espera un año mejor en ese sentido».
Además de reducir la mortandad de codornices en los días de cosecha, la sequía también les ha garantizado comida aunque pueda parecer extraño. «La disponibilidad de comida ha sido mayor porque todos los productos están en el campo», señala Juan de Dios García, presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha. Explica que esta comida de cereales sin cosechar ha ayudado a fijar la población de estas aves.
En el caso concreto de las codornices, su población se concentra sobre todo en Guadalajara. Su presencia está muy vinculada al agua, por lo que necesitan zonas húmedas. Esto hace que se puedan ver bastantes ejemplares en zonas de regadío.
Las previsiones de presencia de palomas en la región también son halagüeñas. «Hay mayor abundancia que el año pasado, que ya fue bastante bueno», expone Juan de Dios García. Desde Aproca, Luis Fernando Villanueva admite que «la paloma es la que últimamente salva la temporada». Explica que su presencia abundante en Castilla-La Mancha empieza a estar garantizada porque se trata de una especie que está cambiando incluso sus hábitos. «Además de ser una especie migratoria, que lo es, se ha convertido en una especie sedentaria en un buen porcentaje en España y Castilla-La Mancha», señaló. Villanueva confirma que la paloma «es la que cosecha siempre mejores resultados» en la media veda de la región.
Sobre la presencia de tórtola común, el presidente de la Federación regional de Caza apunta a una evolución similar a la de otros años, con una distribución muy «irregular» por la región. Desde Aproca, Villanueva señala que se nota un descenso, aunque aclara que también se caza menos.

Cazadores de Levante.
La temporada de media veda en Castilla-La Mancha es un ‘aperitivo’ de lo que luego llega en otoño. Entre verano y septiembre solo se pueden cazar estos tres tipos de aves, aunque también se permite la captura de animales predadores como el zorro y la urraca. En estas fechas no se puede cazar todos los días, sino los jueves, sábados, domingos y festivos.
Villanueva explica que la tradición de media veda es mucho mayor en otras comunidades como Castilla y León, donde llegan cazadores del norte de España. En el caso de Castilla-La Mancha, aunque en menor medida, también atrae cazadores del sur del país. Juan de Dios García destaca que sobre todo vienen cazadores de Levante en busca de palomas y tórtolas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *