La proliferación de jabalíes pone en jaque a los agricultores de la comarca del Campo de Montiel

¿Lo compartes?

La proliferación de jabalíes en el Campo de Montiel está poniendo en jaque a los agricultores de esta comarca ciudadrealeña, que ven cómo estos animales, que se han multiplicado en los últimos años como consecuencia de una menor actividad cinegética, están provocando efectos devastadores en los cultivos y daños en los caminos rurales.

03/02/2015 | La Tribuna de Ciudad Real | A. Criado

Jabali-comiendo-(5)Así lo confirmó a La Tribuna José Miguel Requena, agricultor de Villanueva de la Fuente y miembro de la Ejecutiva provincial de Asaja, que hizo hincapié en que desde el pasado año se ven por la comarca «varias piaras de hasta 40 jabalíes». «Ver jabalíes por estas tierras era antes anecdótico y ahora lo anecdótico es no verlos», subrayó.
El resultado de esta proliferación de jabalíes -también ha aumentado la presencia en la zona, aunque en menor medida, de ciervos y cabras- se traduce en «cunetas de caminos levantadas y sembrados arrasados», especialmente en la zona oriental del Campo de Montiel, en explotaciones de Villanueva de la Fuente, Albaladejo, Carrizosa y Alhambra, pero también en otros términos municipales como Torre de Juan Abad y Villamanrique. «Se ha producido también un incremento de los accidentes de tráfico por el cruce de animales salvajes por las carreteras», apuntó.

Trigo y proteoginosas. Los cultivos de trigo y proteoginosas, como los guisantes, son los más afectados, aunque los animales, explicó el representante de Asaja, «no buscan con sus hocicos la simiente, sino larvas enterradas, de ahí el destrozo que provocan en los sembrados» y que puede ser mucho mayor cuando acaben con todas las bellotas.
«Hay pánico a lo que pueda ocurrir esta primavera. Si la Administración regional no toma medidas de carácter preventivo con celeridad, el daño para el sector va a ser brutal», enfatizó Requena, que agregó que el aumento de jabalíes está afectando también a los titulares de cotos de caza menor, ya que «los gorrinos son carnívoros y se están alimentando igualmente de conejos y perdices».
«Esto es algo nuevo para nosotros y no tenemos ni medios ni forma de combatirlo», resaltó el dirigente de Asaja, que reclamó al Ejecutivo autonómico mayor «flexibilidad» en materia de caza, con el objetivo de adoptar medidas, como la autorización de batidas en la zona, para minimizar los efectos de esta ‘plaga’.

Un caso similar. La provincia de Ciudad Real vivió un caso similar al del Campo de Montiel a mediados de 2013. Las parcelas sembradas con cultivos superintensivos de chopos en la zona de Porzuna y El Robledo se convirtieron en un buen refugio para los jabalíes, que cuando tenían hambre buscaban alimentos en plantaciones cercanas de trigo, avena o maíz. Una situación que generó mucha preocupación entre los agricultores de la zona y que también denunció Asaja.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *