La prohibición de la caza debilita el sustento de un pueblo

¿Lo compartes?

leon

22/09/2015 | Redacción JyS

Países como Botswana han prohibido la caza de trofeos, pero lo cierto es que esto perjudica económicamente y socialmente a la nación, como han demostrado en Zambia, donde han restablecido la actividad cinegética, tras comprobar que le reportaba mayores beneficios, económicos y poblacionales que otras actividades.

Los leones han estado saliendo de la maleza que rodea el poblado de Sankuyo en Botswana, han merodeado por los alrededores de las casas y de una pequeña clínica sanitaria y han arrebatado cabras y burros del corazón de este pueblo a orillas de uno de los grandes deltas interiores de África. Los elefantes también son invitados no deseados, intrusos frecuentes que arrasan los cultivos de alubias, maíz y sandías que cosechan los agricultores locales.

Desde que Botswana prohibió la caza de trofeos hace dos años, comunidades remotas como Sankuyo han estado a merced del creciente número de animales salvajes que están dañando sus medios de sustento y que hacen que los habitantes de estas regiones no salgan de sus casas después del anochecer.

La prohibición de la caza también ha supuesto un notorio decrecimiento en los ingresos. Durante los años anteriores, los habitantes habían usado el dinero proveniente de la caza, para instalar sanitarios y cañerías, también construían casas para los más necesitados y se podían permitir dar becas a los jóvenes y pensiones a los ancianos.

Las campañas para que no se saquen los trofeos de África han aumentado desde que un león de Zimbabwe, llamado Cecil, fue abatido en julio por un dentista americano. Son varias las compañías aéreas que han dejado de transportar trofeos de caza, e incluso legisladores de Nueva Jersey han introducido una legislación que restringe su importación a Estados Unidos.

Pero en Sankuyo y otras comunidades rurales cercanas al hábitat natural de animales salvajes, son muchas las personas que están a favor de la vuelta de la caza. Los gobiernos africanos han condenado las propuestas de algunos países occidentales para prohibir la caza de trofeos.

“Antes, cuando se cazaba, queríamos proteger a estos animales porque sabíamos que sacábamos beneficios de ellos”, afirma Jimmy Baitsholedi Ntema, aldeano de 60 años. “Ahora no nos beneficiamos en absoluto de los animales. Los elefantes y búfalos se alejan después de destrozar nuestros campos de cultivo durante el día. Después, a la noche, los leones entran en nuestros corrales”.

A principios de 2014, esta nación escasamente poblada, se convirtió en uno de los pocos países africanos que prohibía la caza, la práctica que supone el corazón de la conservación de la fauna en el sur de África. El presidente Seretse Khama Ian Khama de Botswana, un firme defensor de los derechos de los animales, declaró que la caza no era compatible con la vida salvaje e instó a comunidades como Sankuyo a cambiar estas prácticas por el turismo fotográfico. La decisión fue aclamada por grupos ecologistas del oeste.

Mapa de Botswana/ lodgesofbotswana.com
Mapa de Botswana/ lodgesofbotswana.com

Pero Botswana es un caso atípico. Los funcionarios gubernamentales y conservacionistas en la mayoría de los países africanos apoyan la caza de trofeos incondicionalmente, incluyendo Zambia, que ha restablecido la caza después de un corto periodo de prohibición.

“En Zambia siempre se ha cazado, desde tiempos inmemoriales”, asegura a New York Times Jean Zapata, ministra de Turismo de Zambia. “Zambia es una nación soberana, y por lo tanto la gente debe respetar las reglas que tenemos en nuestro país”.

En 2013, Zambia frenó la caza de trofeos e impuso una prohibición general de caza de los grandes felinos, también, en un esfuerzo por reemplazar la caza de trofeos por el turismo fotográfico. “Pero esta actividad suponía una mínima parte de ingresos comparado con la caza”, asegura Kapata, “mientras los leones se internaban en los poblados con más frecuencia. Durante la prohibición, un concejal fue matado por un león”.

“Hemos tenido muchas quejas de las comunidades locales”, afirma Kapata. “En África, un ser humano es más importante que un animal. No sé en el mundo occidental”, agregó, haciéndose eco de una queja de partes afectadas de África, ya que Occidente parecía más preocupado por el bienestar de un león que de los propios africanos.

Zambia recuperó rápido la inversión que ha jugado como actor principal la caza en el manejo de la vida silvestre en el sur de África, donde la aparición de la industria en la década de 1960 ayudó a restaurar los hábitats degradados y a revivir ciertas especies.

En Sudáfrica, el mayor mercado, la caza se produce en los ranchos de caza privados. Pero en el resto de la región, se lleva a cabo principalmente en las tierras comunales, donde se supone que pueblos como Sankuyo reciben una parte de las tasas pagadas por los cazadores.

Sankuyo, un pueblo de unos 700 habitantes, se encuentra justo al este del Delta del Okavango en el norte de Botswana, que tiene una de las concentraciones más ricas de la vida silvestre en África. En 1996, Sankuyo firmó un contrato para un programa de recursos naturales basado en la comunidad que se centró en la caza y fue apoyado por el gobierno de los Estados Unidos.

En 2010, Sankuyo ganó casi 540.000 euros de los 120 animales – incluyendo 22 elefantes, 55 impalas y nueve búfalos – que se permitieron cazar ese año, asegura Brian Niño, profesor asociado en la Universidad de la Florida, que dirige un estudio sobre el impacto de la prohibición de la caza. Los funcionarios de medio ambiente de Botswana, que establecen las cuotas anuales, permitieron cazar un león en Sankuyo en 2006.

Entre los beneficios para la comunidad, 20 hogares elegidos por sorteo recibieron retretes. También pudieron gozar de tuberías instaladas en los patios, conectando 40 familias a agua corriente.

“Eso es lo que hizo que la gente aprecie la conservación”, dijo Gokgathang Timex Moalosi, jefe de Sankuyo, de 55 años. “Les dijimos: ‘Gracias a un león o un elefante hemos pagado por el inodoro o las tuberías”.

Cuando la caza de trofeos beneficia a las comunidades, los locales están más motivados para proteger a los animales salvajes como fuente de ingresos, según los expertos. Pero la mayoría, considera la caza de trofeos una molestia o peligro, y son más propensos a cazarlos para la comida o para defender sus casas y cultivos.

El Dr. Niño, experto en manejo de vida silvestre en África, asevera que la caza de trofeos no había logrado beneficiar a muchas comunidades a causa de la mala gestión y la corrupción. Pero en los países en los que la caza de trofeos había funcionado bien – Botswana, hasta la prohibición; Namibia; y Zimbabwe, hasta que su economía se derrumbó en la última década – había logrado el doble objetivo de generación de ingresos y la protección de los animales salvajes. “Cuando se introdujo la caza, en realidad terminamos matando menos animales”, dijo el doctor Niño. “Esa es la ironía”.

Con la caza ahora prohibida, hay signos crecientes de que los animales más salvajes podrían ser asesinados, dicen los expertos. Los leones, que solían darse un festín de la carne de elefantes dejados por cazadores, están entrando cada vez más pueblos en busca de ganado. En los últimos dos años aquí en Sankuyo, los aldeanos han matado a dos leones que deambulaban en las zonas residenciales.

elefante

La creciente población de elefantes en Botswana, que representa un tercio del total en África, está chocando cada vez más con una población humana en crecimiento. Los cazadores furtivos, y traficantes de marfil de Asia Oriental se han dirigido a los elefantes de otras partes del continente. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de la Lista Roja de Especies Amenazadas, los elefantes africanos se clasifican como “vulnerable” por debajo de “en peligro” y “en peligro crítico”, y su población está aumentando.

Según el Departamento de Vida Silvestre de Botswana, este tipo de conflictos registrados en todo el país se elevó a 6.770 en 2014 a partir de 4361 en 2012. Los incidentes de caza furtiva aumentaron a 323 en 2014 a partir de 309 en el 2012.

Galeyo Kobamelo, de 37 años, dijo que había perdido las 30 cabras en el corral a las afueras de su casa por los leones y hienas, dada la prohibición de cazarlos. Y los elefantes habían destruido sus campos de sorgo y maíz. Con la prohibición de la caza, su familia ya no recibe la carne que los cazadores dejaban. Su madre, Gomolemo Semalomba, de 58 años, ya no recibe una pensión, que suponían 90 euros dos veces al año. “Ahora ya no comemos carne nunca”, asegura.

Moalosi, jefe de Sankuyo, afirma que esperaba traer de vuelta algunos de los beneficios después de una transición exitosa hacia el turismo fotográfico. Pero los expertos dicen que los turistas visitan las principales áreas con densas concentraciones de fauna silvestre, como la Reserva Natural de Moremi del Delta del Okavango, al oeste de la aldea. Rara vez se aventuran a las áreas periféricas como Sankuyo, o incluso más remotas, sin embargo, los cazadores sí. “El turismo fotográfico no es tan viable en esas áreas”, dice Joseph Mbaiwa, director interino del Instituto de Investigación del Okavango.

En Sankuyo, William Moalosi es una de las decenas de personas a las que la prohibición de la caza ha dejado sin empleo. Muchos han dejado Sankuyo a buscar trabajo en Maun. Moalosi, de 40 años, trabajó durante ocho años como rastreador y conductor, ganando alrededor de 90 euros al mes. Él utilizó parte del dinero para reemplazar su antigua casa, hecha de ramas y el barro de un montículo de termitas, por una estructura moderna. Pero perdió sus cultivos de maíz y sandías por los elefantes que merodean hace unos meses.

Los pobladores, entre ellos el jefe, fueron identificados por disparar a una leona. El animal se había subido a un árbol para saltar en un corral con cabras; incapaz de salir del recinto, la leona planteaba un peligro para el pueblo, por lo que decidieron abatirla. Pero sentado afuera de su casa, flanqueado por los vecinos, Moalosi negó ser el tirador. Dijo que no sabía nada sobre las circunstancias de la muerte del animal. “Estamos viviendo con miedo a los leones y los leopardos que ahora cercan nuestro pueblo”, dijo. “Los elefantes cruzan el pueblo para ir al otro lado del monte. Entonces nos metemos en nuestras casas y nos ocultamos”, finaliza Moalosi.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *