La nueva Ley de Parques Nacionales da vía libre a la caza en Picos de forma indefinida

¿Lo compartes?

Los municipios leoneses incluidos en el Parque Nacional de Picos de Europa podrán seguir disfrutando de los beneficios que la caza aporta a su territorio de manera indefinida gracias a la enmienda que el Grupo Popular en el Senado ha introducido en el proyecto de Ley de Parques Nacionales minutos antes de que se cerrara el plazo.

22/10/2014 | Diario de León | María Carnero

Esta enmienda elimina la prohibición de cazar y de aprovechar los recursos forestales e hidrológicos de los parques nacionales que la anterior legislación aprobada en el 2007 promovía de forma gradual. El por entonces Ministerio de Medio Ambiente otorgó una moratoria de diez años a estos municipios para que progresivamente fueran abandonando este tipo de actividades al tiempo que proponía la negociación de una serie de compensaciones por el cese de estas prácticas. A tres años para que esa moratoria llegara a su fin, ninguno de los dos municipios del parque, Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, han vuelto a tener noticias de estas indeminzaciones que ni siquiera se llegaron a calcular.

Con esta enmienda el Gobierno evita tener que enfrentarse a una negociación en la que los alcaldes de la zona habían anunciado batalla, ya que no estaban dispuestos de dejar de percibir los importantes ingresos que la caza deja al año en sus territorios, a cambio de un pago único que a todas luces se preveía insuficiente.

En la retina de los alcaldes está la negociación en 2010 del municipio asturiano de Amieva, ubicado en la vertiente asturiana del parque, que llegó a un acuerdo con el Estado para deja de cazar rebecos en sus 1.500 hectáreas de reserva a cambio de una indemnización de 2,4 millones de euros. Por eso desde León siempre se ha defendido que la parte proporcional que tendría que recibir Sajambre y Valdeón para dejar de cazar corzos, rebecos, ciervos, jabalíes y lobos en sus 24.000 hectáreas de reserva sería incalculable e inasumible por parte del heraldo público.

Por su parte, las cinco grandes organizaciones de conservación de la naturaleza en España, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF consideran que el proyecto de Ley debilita la cohesión y fortaleza de la red y destruye las herramientas de conservación.

Lo que más críticas suscita entre los conservacionistas es que los populares dan amplio margen de maniobra a los titulares de derechos particulares para que puedan practicar actividades de todo tipo así como la postestad para decidir si voluntariamente quieren negociar con el Estado el cese de algunas de ellas.

«La enmienda 278 plantea, sencillamente, la no entrada en vigor del régimen jurídico de protección de un parque nacional hasta que el propietario titular de los terrenos no lo decida», denuncian los ecologistas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *