La manifestación nacional contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha sólo reúne a 600 personas

¿Lo compartes?

Escasísimo seguimiento de una protesta promovida por las principales asociaciones ecologistas del país en contra de la nueva ley de Castilla-La Mancha.

22/02/2015 | Jara y Sedal

Imagen de la manifestación celebrada ayer en Toledo
Imagen de la manifestación celebrada ayer en Toledo

Tan sólo 600 personas se manifestaron ayer en Toledo para pedir al ejecutivo regional la retirada de la Ley de Caza.

La manifestación contra dicha Ley, cuya aprobación está prevista dentro del actual periodo de sesiones, discurrió entre los Jardines de la Vega y la Plaza de Zocodover de la capital castellanomanchega.

Su escasa participación contrasta con los 50.000 cazadores que reunió la última manifestación de cazadores en Sevilla, a pesar de ser una manifestación de carácter autonómico y no nacional, como la realizada ayer en Toledo.

 

Las cuatro organizaciones más importantes del sector cinegético presentan 35 razones para estar a favor de la Ley de Caza de CLM.

De izquierda a derecha: Juan de Dios García, presidente de la FCCM y Luis Fernando Villanueva, presidente de APROCA, en una foto de archivo.
De izquierda a derecha: Juan de Dios García, presidente de la FCCM y Luis Fernando Villanueva, presidente de APROCA, en una foto de archivo.

Los representantes de las cuatro organizaciones más representativas del sector cinegético en Castilla-La Mancha han hecho público hoy treinta y cinco razones por los que se debe apoyar la futura Ley de Caza de Castilla-La Mancha que en breve será aprobada en las Cortes Regionales.

En un comunicado de prensa, la Federación de Caza, Aproca, Atica CLM y Atica Guadalajara, han esgrimido razones para que el sector cinegético deje de ser el punto de mira de los grupos ecologistas,  asfixiados por la falta de subvenciones, y de los grupos políticos, ávidos de argumentos críticos ante la cercanía de elecciones.

Entre estas razones, destacan la importancia de la caza no sólo desde el punto de vista económico, sino social, donde esta actividad supone un fuerte arraigo poblacional al medio rural.

Asimismo los 6.500 empleos directos y decenas de miles de jornales creados por la caza, los ingresos de 600 millones de euros y el hecho de que el 95% de la superficie regional esté bajo la figura de un coto de caza hace que este sector se merezca el mismo respeto que otras actividades del medio rural como la agraria.

En cuanto a las razones directas que llevan a estas organizaciones a estar a favor de la Ley de Caza destacan el que favorecerá la simplificación burocrática y administrativa, la profesionalización en la gestión a través de los planes de ordenación, la responsabilidad con los planes zoosanitarios y el control de la genética.

Además, han asegurado que facilitará la renovación de los derechos cinegéticos y potenciará claramente la caza social mediante las denominadas en la ley zonas colectivas de caza.

Asimismo, han indicado que la nueva norma ayudará a la conservación de los hábitats y establece medidas para favorecer la coordinación de la actividad cinegética con los planes de gestión de los espacios naturales, lo que, han dicho, hacen de esta ley una norma mucho más adaptada a la realidad de la caza y el medio natural en el siglo XXI.

Finalmente los representantes de las cuatro organizaciones, Juan de Dios García, Juan Caballero, Juan Antonio Corral y Luis Fernando Villanueva, han desgranado razones de apoyo a esta norma, que viene a desmentir los argumentos esgrimidos desde la plataforma en contra de la Ley de Caza, coordinada por los grupos ecologistas y que, han advertido, “han inundado los medios de comunicación y las redes sociales en este último año”.

Así, han desmentido rotundamente que se vayan a cerrar caminos públicos, al contrario, han señalado, las vías pecuarias ya no formarán parte de los cotos de caza como con la actual ley aprobada en 1993 por el grupo socialista y que aún sigue en vigor.

En cuanto a la caza intensiva, las organizaciones no dudan que, al contrario que lo dicho por ecologistas, se reducirá considerablemente al triplicar las tasas que deben abonar estos acotados, aunque, han precisado, “no conviene olvidar que en la actualidad no superan el 4% de la superficie regional.

Asimismo, han asegurado que no es verdad que haya nuevos vallados cinegéticos, ya que la actual ley habla de perimetrales interiores y especiales, mientras que la nueva de principales, secundarios y especiales.

Por otro lado, las asociaciones cinegéticas han vuelto a desmentir que se vayan a abatir perros y gatos o que se hayan reducido las infracciones, ya que éstas se han incrementado un 287% con la nueva Ley.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *