La Junta denuncia a los dueños de dos fincas por el uso de lazos corredizos ilegales para la caza de zorros

¿Lo compartes?

La Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha denunciado a los propietarios de dos fincas de la Sierra de Gádor, en Almería, tras encontrar lazos corredizos de alambre acerado para la caza furtiva de zorros.

06/06/2014 | Andalucía Información

Las trampas estaban realizadas con cable de freno de bicicleta y ocultos entre matorrales.
Según ha informado la Junta en una nota, los agentes han intervenido un total de 54 lazos y han hallado “numerosos restos de cadáveres de zorros” atrapados por este sistema de caza que, según remarca, está “totalmente prohibido”.
Los zorros estaban tanto con los lazos puestos como ya liberados. También se han encontrado cabras montesas y jabalíes, así como restos de conejos y gallinas colgados junto a los lazos y que, al parecer, habrían sido usados como cebo.
Los lazos de alambre acerado estaban instalados sin tope, por lo que la posibilidad de capturar y dar muerte por asfixia a cualquier especie aumentaba considerablemente, así como su capacidad de destrucción no selectiva, incluidas las especies que se encuentran amenazadas o en peligro de extinción. Se desconoce cuánto tiempo llevaban las trampas colocadas y cuántos animales han podido ser víctimas de las mismas.
La Unidad de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma activó un dispositivo de vigilancia después de que personal de la Agencia de Medio Ambiente y Aguas, dependiente de la Consejería de Medio de Ambiente, que realizaban labores forestales en la Sierra de Gádor, les alertara de la existencia de este tipo de lazos.
El zorro es una especie objeto de caza, definida como tal en el Catálogo Andaluz de Especies Protegidas, pero con los métodos y modalidades legales que existen, algunas destinadas específicamente a controlar daños a la agricultura y la caza. Pueden ser autorizadas por la administración competente cuando se verifican.
La utilización de estos métodos no selectivos de caza ilegales provocan la muerte agónica y cruenta en muchos casos, de miles de animales silvestres, con frecuencia, especies protegidas.
Los propietarios de las fincas en donde se han incautado los lazos han sido denunciados por infracción a la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres y la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del patrimonio natural y de la biodiversidad.
Estas técnicas son utilizadas tradicionalmente en las fincas de caza para el denominado “control de predadores”, es decir, el objetivo es la eliminación de aves y mamíferos predadores, fundamentalmente el zorro, mediante la colocación masiva de métodos tales como lazos, cepos y venenos, con el objetivo de incrementar las piezas de caza y por tanto los ingresos de las especies cinegéticas, especialmente conejos y perdices.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *