La Junta comienza a pagar los daños que provocan los lobos al sur del Duero

¿Lo compartes?

La consejería de Medio Ambiente cumple así la sentencia del Supremo sobre el plan de gestión.

04/08/2014 | El Norte de Castilla | Silvia G. Rojo

La situación que ahora se plantea marca un antes y un después ya que, por primera vez, la Junta de Castilla y León va a asumir la responsabilidad patrimonial de los daños causados por el lobo.

Ovejas muetras por ataque de lobo en Villamediana
Ovejas muetras por ataque de lobo en Villamediana

En los últimos días, los ganaderos que habían solicitado este tipo de compensaciones por los ataques causados a sus cabañas al sur del Duero, han comenzado a recibir las resoluciones de sus expedientes en los que la administración reconoce el derecho que asiste al ganadero «a ser indemnizado por los daños y perjuicios probados que se le han ocasionado en sus bienes o derechos a consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos».

De este modo, la consejería de Medio Ambiente comenzará a abonar esos daños y a acatar la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en marzo de 2013 y ganada por la Alianza UPA-COAG, en la que se desestimaba el recurso presentado por el gobierno regional contra una sentencia del TSJCYL que declaraba la nulidad de parte del artículo 12 del Plan de Conservación y Gestión del Lobo, es decir, el artículo referido a la compensación de daños.

Según algunas fuentes, se habrían comunicado el 20% de las resoluciones, del total de las 88 solicitudes presentadas al sur del Duero, de las que 72 corresponden a la provincia de Ávila, nueve a Salamanca, dos a Segovia y cinco a Zamora.

Ávila, la más afectada

La provincia abulense es la que ha sufrido el mayor número de ataques. Jesús González Veneros, secretario de Ganadería de la Alianza UPA-COAG, participaba recientemente en una jornada técnica en Asturias sobre el lobo y afirmaba que «en Castilla y León y en Ávila, la ganadería extensiva y el lobo son incompatibles».

Desde esta organización profesional agraria, han hecho llegar a los responsables políticos lo que está ocurriendo en la provincia, «con daños provocados por los lobos en el último año en la ganadería cuantificados en más de 300.000 euros». La opinión de la Alianza es que «lejos de solucionarse el problema, este se sigue incrementando año tras año al no controlar la especie, no regular la población de lobos, no indemnizar los daños de forma ágil y ajustada al verdadero valor de las cabezas de ganado que mueren o quedan malheridas, y no considerar de una vez por todas que el lobo es incompatible con la ganadería extensiva en determinados territorios de la comunidad». Según los datos que maneja esta organización, solo de las denuncias que llegan hasta sus oficinas, reflejan que en 2007 los lobos mataron 1.407 reses, con daños por 493.000 euros. La cifra no ha dejado de aumentar: con 1.977 reses muertas en 2008 y 6.227 en 2010, con unos daños de 2.180.000 euros. El pasado año se habrían registrado 4.420 cabezas muertas y unas pérdidas de 1.576.000 euros.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *