La Guardia Civil desarticula una banda que estafaba a cazadores

¿Lo compartes?

La banda, que ha sido desarticulada a raíz de la operación ‘Precintos’, actuaba en Castilla y León. Se dedicaban a expedir permisos de caza falsos para cazadores que previamente habían captado mediante ofertas de una falsa orgánica en internet. La Guardia Civil de Castilla y León, que ya ha detenido a dos personas, aún desconoce exactamente el número de personas implicadas.

9/6/2016 | Redacción JyS

corzos

Según relata el diario ‘El Norte de Castilla’, las pesquisas se iniciaron el pasado 9 de abril cuando, tras divisar a tres personas bajándose de un todoterreno con dos rifles en un coto de la localidad soriana de Velamazán, una patrulla de agentes del Seprona se dispuso a identificarlos. Estos no se detuvieron y emprendieron una huida vertiginosa que acabó con su detención en la localidad de Almazán, en la misma provincia.

Fue entonces cuando los agentes pudieron comprobar que ninguno de los tres detenidos poseía autorización para cazar en aquel coto. Las armas que portaban quedaron bajo custodia de la Guardia Civil, así como una autorización en blanco para cazar en el coto, sin la firma del titular debidamente cumplimentada. Este último detalle fue el que terminó de alertar a los agentes, y el detonante del inició de la operación.

Estafaban a los cazadores

Tras meses de investigación, según cita el medio antes citado, la Guardia Civil ha podido esclarecer el modo de proceder de esta banda. Lo primero que hacían era acordar el precio con la supuesta orgánica. Ésta, a su vez, contactaba con un guía que era el encargado de conseguir los permisos del titular del coto falsificados. Y cuando ya tenían el engaño preparado –incluso le llevaban un precinto al cazador– realizaban la cacería. Durante la jornada de caza hacían creer a la víctima en todo momento que la actividad gozaba de todos los permisos legales. Aun así, según informa el citado diario, la Guardia Civil continúa investigando tanto a la orgánica en cuestión como a los cazadores para intentar averiguar si alguno de estos últimos era consciente de los hechos ilícitos en los que estaban incurriendo.

Por ahora, y tras meses de una exhaustiva investigación que aún continúa, la Guardia Civil ha podido detener a dos hombres. La primera detención tuvo lugar el día 3 de mayo. Según ‘El Norte de Castilla’ se trata de un hombre con iniciales C.M.V. que, supuestamente, tenía en su posesión en el momento de la detención cientos de fotocopias de autorizaciones para cazar en distintos cotos de la región. Los agentes pudieron comprobar hablando con los titulares de los cotos que se trataba de copias fraudulentas. Los mismos documentos encontrados en el domicilio de esta persona llevaron hasta V.M.M natural de Granada, que fue detenido por los agentes del Seprona de la provincia andaluza el pasado 7 de junio. A ambos detenidos se les acusa de delitos de falsificación de documento privado y delitos de estafa.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *