ONC y FACE se unen al clamor que pide a Europa que no endurezca la Directiva de Armas

¿Lo compartes?

banderaue

La Oficina Nacional de la Caza asegura que las nuevas medidas previstas por la Comisión Europea pueden ser muy perjudiciales para los cazadores y usuarios de armas deportivas de curso legal y pide a la Comisión Europea que no siga adelante con las medidas propuestas.

25/11/2015 | Redacción JyS

La Comisión Europea anunció el pasado 18 de noviembre una próxima modificación de la Directiva de Armas de Fuego que en la práctica podría llegar a suponer una durísima barrera de acceso para los ciudadanos de la Unión Europea a las armas legales, pese a que la Unión Europea planificó estas medidas a raíz de los ataques terroristas ocurridos en París, atentados en los que se utilizaron armas ilegales. De hacerse realidad, estas restricciones previstas afectarían al comercio y tenencia de armas legales dedicadas a uso deportivo, a armas semiautomáticas, al coleccionismo de armas, a la adquisición de componentes y a la venta a distancia. En definitiva, afectaría gravemente a la actividad cinegética.

Por su parte la Federación de Asociaciones de Caza Europeas (FACE) se ha manifestado al respecto argumentando que apoyan “a la Comisión Europea en las iniciativas para luchar contra el terrorismo y actividades ilícitas” pero se cuestionan de qué manera afectaría una mayor restricción sobre la posesión de armas de curso legal para la caza y el tiro para prevenir a los terroristas de “cometer atrocidades, ya que el tráfico de armas ilegales viene desde dentro y fuera de la UE”. “Desde la FACE queremos subrayar que no existe un vínculo entre la posesión legal de armas para cazar y para la práctica del tiro con el terrorismo y las conductas criminales”, recalcan.

La Oficina Nacional de la Caza –miembro español de FACE– afirma que “toda la normativa española y europea –desde la fabricación y comercialización, hasta la tenencia de las armas legales cuyos propietarios dedican a actividades deportivas o coleccionismo– es la mejor del mundo”. Juan Antonio Sarasketa, su presidente, ha querido dejar claro que “la ONC apoya a la Unión Europea y a todas sus instituciones en la lucha contra el terrorismo, respaldando las medidas que se tomen contra el tráfico ilegal de armas y explosivos”.

También se han manifestado al respecto los británicos de la BASC, siglas en inglés de la Asociación Británica por la Caza y la Conservación, asegurando a través del miembro de su consejo, Peter Glenser, que “los gobiernos deben asegurarse de que las nuevas leyes dejan clara la diferencia entre la tenencia legal y el uso de armas deportivas, y las armas ilegales usadas para fines ilícitos”.

Desde estas entidades han querido secundar una campaña internacional de recogida de firmas puesta en marcha hace unos días por usuarios de armas civiles de toda Europa, para oponerse a estas nuevas restricciones y ya han conseguido reunir más de 100.000 simpatizantes. Puedes ayudar firmando aquí.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *