La era del carpfishing

¿Lo compartes?

En estos tiempos la pesca moderna (entendida como carpfishing) se está imponiendo al resto de otras modalidades instauradas ya en nuestras vidas.

El motivo más elocuente es el continuo bombardeo de nuevas técnicas, productos y experiencias que ésta nos da.

Sin perder de lado a los pescadores que se están pasando a capturar grandes ciprínidos, cosa que con otras técnicas se hace más complejo.

El carpfishing lleva ya en España muchos años, pero era practicado por unos pocos, gracias a ellos los demás fuimos viendo que esta técnica, no era unicamente poner un plomo y lanzar hasta esperar la picada (como a la antigua usanza), esto tiene mucha más dificultad y conocimentos de lo que podemos pensar.

20131226_103937

Mis inicios.

Recuerdo cuando me inicié.

Estaba pescando al lucio por el río, cuando de repente, me encuentro a un par de pescadores con unos utensilios que me resultaron raros a simple vista.

Dada mi curiosidad, les pregunté: ¿Qué estáis pescando? a lo que me contestaron, ¡grande carpas!.

Claro, yo ante tal contestación, me quede un tanto enhortado, pero seguí con mis preguntas y análisis.

Seguía mirando las cañas, carretes, alarmas, soportes, cebos, macutos, plomos, bajos de línea y un sin fin de materiales que me generaban curiosidad.

Pero todo mi interés se detuvo, cuando de repente una de sus alarmas comenzó a sonar, el hilo salía despavorido sin ningún control.

Fue en ese momento cuando uno de ellos tiro de la caña con gran energía hacia arriba y comenzó a recuperar hilo, yo me estaba quedando sorprendido de la fuerza y lucha que estaba ejerciendo ese ejemplar, aún muy lejos de la orilla.

Después de un buen rato de lucha, es cuando realmente mi cara cambió por completo al ver tal ejemplar, se trataba de una magnífica carpa común.

Claro, yo estaba acostumbrado a pesca a la inglesa, enchufable, coup…, técnicas donde normalmente los peces suelen ser de tamaños bastantes más inferiores.

Fue ahí cuando mi percepción de la pesca se transformó, y mi primera frase después de ver ese precioso y gran ejemplar fue: ¡Yo tengo que pescar algún día una carpa así!.

Tambíen me quedé sorpendido ante tal parafernalia y rito después de su captura, una vez en la sacadera, la depositaron en la moqueta, la curaron, pesaron, analizaron y fotografiaron, una vez hecho todo esto, la devolvieron de nuevo al agua en las mejores condiciones y cuidados que jamás había visto, esto también me generó el mayor de los repetos hacia estas personas, siendo para mi un verdadero ejemplo de como debían hacerse las cosas.

Mi perplejidad no terminó aquí, después de esto y una vez preparada la caña, pude volver a quedarme con los ojos como platos al ver la ejecución del lance al puesto que tenían elegido.

Con un plomo que pude ver extremadamente grande (para lo que yo estaba acostumbrado a usar), vi como con un latigazo de sus brazos y su caña, conseguía introducirlo en la zona elegida a más de 100 metros de distancia.

Mi cara debió ser un poema, y mi exclamación ¡madre mia!, sorprendió entre comillas a estos pescadores, que sin afán de protagonismo me dijeron que era lo normal, ya que con este tipo de equipos estas distancias erán bastante accesibles.

Yo estaba que no cabía de gozo y no me quería desprender de ellos, ese día los lucios podían esperar.

Quería seguir indagando y profundizando ante lo que iba a ser una de mis experiencias más gratificantes en el mundo de la pesca.

El carpfishing me había capturado de por vida y estaba seguro que iba a ser algo que acapararía parte de mí.

Primera carpa al carpfishing

Esta carpa fue la primera que saqué en mis inicios al carpfishing, os podéis imaginar la alegría que me llevé, este fue el comienzo de algo que va a perdurar a lo largo de mi vida.

574613_3946064329036_44769767_n

Otra de mis capturas en los comienzos al carpfishing, las emociones eran tan fuertes que no me quería despegar de la orilla, de tal forma que en cuanto cojo las vacaciones no salgo de ella.

Vuestros inicios.

Para aquellos que aún estáis en la duda o el desconocimiento, os tengo que decir que por ahí hemos pasado todos, y que gracias a la información que los expertos nos han ido proporcionando, seremos capaces de afrontarlo con todas las garantías de éxito.

Solo queda ponerle ganas, ilusión y confianza, los resultados irán llegando por sí solos.

Es cierto que el principal inconveniente puede ser el desembolso inicial que tendremos que hacer, pero en esta vida las grandes aficiones, ilusiones y retos pasan por un aspecto que todos tendremos que saber mitigar, y no es otro que nuestro amigo Don dinero.

Ahora existen infinidad de marcas y el mercado está muy abierto en el carpfishing, también las tiendas y las compras por internet han sabido encontrar la fórmula más adecuada para que podamos introducirnos de forma paulatina sin necesidad de dejarnos un ojo de la cara.

Por lo que podremos encontrar materiales económicos y de grandes prestación para cada uno de nuestros bolsillos.

Y por último, en la pesca en general, al gran pescador no se le identifica por sus innumerables capturas o por sus piezas descomunales, el verdadero pescador, es aquel que sabe cuidar el entorno, apreciar sus buenas y bonitas cosas que éste nos ofrece, también el que sabe tratar a sus piezas como si fuera la única que queda en esas aguas, así como el que se ofrece en todo momento a ayudar a sus compañeros y colegas de orilla.

Ánimo amigos y el que aún esté en la duda de iniciarse al carpfishing, desde aquí os aseguro que acertaréis en la decisión.

Un saludo y nos veremos por las orillas.

IMAG0996

 

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *