La Diputación de Vizcaya marca los límites de las carreteras con orina de lobo para evitar accidentes

¿Lo compartes?

Con esta iniciativa, que ya se emplea en tres grandes vías de la región, la Administración pretende reducir los accidentes con animales como el corzo o el jabalí.

09/11/2015 | Redacción JyS

LoboLa Diputación de Vizcaya está colocando orina de lobo en los márgenes de algunas carreteras con el objetivo de que su olor marque el territorio de manera que los jabalíes y los corzos, al olerla, rehúyan la zona y no crucen la carretera.

La Administración vizcaína empleó por primera vez esta insólita medida para disminuir el número de atropellos en el Corredor del Kadagua, la BI-636 en basándose, según ellos, “en estudios de especialistas y biólogos”. Las botellas con orina en forma de gel se colocan junto a los quitamiedos y postes próximos al Corredor del Txorierri (N-637) y en la carretera que conecta con Mungia, la BI-631.

La orina se compra en una granja de lobos del norte de Europa cada seis meses coincidiendo con los periodos de celo de estos animales. Las botellas se reparten en objetivos fijos como postes o arbustos a una distancia de entre 60 y 80 centímetros de altura. Además, con la intención de que este método sea más efectivo en el caso de los machos, lo combinan con feromonas de hembras que hacen que los animales se dirijan hacia los pasos habilitados para ellos.

La irrupción de fauna en la calzada provocó el año pasado 568 choques en el País Vasco. Hasta el 27 de octubre del presente 2015 se han producido 103 accidentes por este motivo en Vizcaya, dejando siete heridos leves. “Aunque se producen más en Álava – donde también se utiliza este método para ahuyentarles de las vías- las dos especies que con más frecuencia ocasionan este tipo de accidentes son los corzos y los jabalíes. En cuanto a los animales domésticos, destaca el peso importante que tienen los atropellos de perros y gatos”, explicaron fuentes de la Dirección de Tráfico de la Ertzaintza a elcorreo.com.

El Real Club del Automóvil Vasconavarro (RACVN) recordó a este mismo diario que desde la modificación de la Ley de Seguridad Vial, el propio conductor del vehículo asume la responsabilidad de los daños por la colisión con el animal y no el coto de caza o la administración territorial. Por ello, “ya hay seguros que comercializan protección ante este tipo de eventualidades”, explicó un portavoz.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *