La caza con arco, base de la socialización humana

¿Lo compartes?

Tres arcos encontrados en una excavación en Girona demuestra que esta práctica cohesionaba a los miembros de los clanes.

10/02/2015 | Redacción 

Arco recuperado en La Draga en 2012. El único conservado íntegramente / MACB-UAB-CSIC-MAC
Arco recuperado en La Draga en 2012. El único conservado íntegramente / MACB-UAB-CSIC-MAC

Parece que entender la caza como una oportunidad de reunirse con los amigos y disfrutar no es algo nuevo. Trabajos arqueológicos realizados en 2012 en La Draga (cerca de la localidad gerundense de Banyoles) sacaron a la luz tres arcos neolíticos cuyo estudio ha servido ahora para demostrar que la caza con este artilugio no sólo servía para alimentarse, sino también para sociabilizar.

A esta conclusión se ha llegado debido a que, al lado de los arcos, se han encontrado muy pocos restos de animales silvestres y sí, sin embargo, abundante cantidad de material de caza, por lo que los expertos han deducido que la búsqueda de alimento no era el principal objetivo a la hora de realizar estos objetos cinegéticos.

Pero no son las únicas conclusiones extraídas del estudio elaborado sobre estos restos por parte del equipo de arqueólogos procedentes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat Autònoma de Barcelona (AUB). El hecho de trabajar tales objetos tenía una función de colectividad que, además, aportaba prestigio social a los individuos que cazaban con estos arcos.

Los tres arcos hallados están tallados en madera de tejo y su antigüedad se sitúa entre los 7.400 y los 7.200 años, lo que los convierte en los más antiguos hallados en Europa por ahora. Sólo uno de ellos está completo, con una longitud de 1,08 metros y 25 mm de anchura máxima.

El estudio de este material, que se ha publicado en la revista Journal of Archaeological Science –puedes consultarlo pinchando aquí–, ha permitido así determinar el papel social que la caza tenía entre las primeras sociedades campesinas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *