Kenia // Drones y Google Earth combaten la caza ilegal de elefantes

¿Lo compartes?

Los paquidermos, con pulseras GPS, son seguidos para que no vayan a zonas peligrosas.

10/10/2013 | El País

De pie en su camión , Marc Goss “despega ” en su iPad 3 y un Drone de 300 dólares zumba en el aire como su último remedio para luchar contra los cazadores furtivos de elefantes en la Reserva Nacional de Masai Mara de Kenia.

“Es una carrera armamentista “, dice Goss , cuya ropa verde caqui se camufla entre las ramas de las acacias espinosas de las 30.000 hectáreas de sabana que protege. “Estamos observando un mayor número de cazadores furtivos”, explica.

Además del avioncito o tripulado de dos metros de largo, Goss y otros conservacionistas utilizan gafas de visión nocturna y Google Earth para detener el declive de la fauna de Kenia, que atrae un turismo valorado en mil millones de dólares. Mientras el marfil de elefante se vende hasta por mil dólares el kilo en Hong Kong, Kenia se enfrenta a las mayor amenaza de la caza furtiva en el último cuarto de siglo, según las Naciones Unidas.

Al menos 232 elefantes han muerto en el año hasta el 30 de septiembre, más 384 el año pasado de una población de 40.000 . La demanda de marfil ilícito de las economías en expansión, como China y Tailandia, se ha duplicado desde 2007, según Naciones Unidas.

La patrulla de Goss limita con la Reserva Nacional de Masai Mara , donde viven las tribus seminómadas , conocidos como los masai, con cuadros rojos y rebaños de vacas. “Es muy triste “, dice Goss, de 28 años de edad, que dirige el proyecto Elefante Mara, mientras levanta el esqueleto de 50 metros de un ejemplar. “Es un elefante sin cara. Ahora será devorado por las hienas”.

Los cazadores furtivos habían alanceado el paquidermo en la espalda. Su marfil valdrá más de 8.000 dólares en Asia. Es el tercer cadáver de elefante en cuatro días un número inusualmente alto, dice Goss .

Cuando Goos comenzó a usar drones, pensó que iban a ayudar principalmente a tomar imágenes aéreas de los cazadores furtivos y de los masai, que a veces matan a los animales si interfieren el pastoreo de sus vacas; pero pronto descubrió que podían ayudar a ahuyentar a los elefantes para alejarlos del peligro.

“Nos dimos cuenta que los elefantes odiaban el ruido de los drones”, explica Goss. “Creo que se piensan que les ataca un enjambre de abejas”. Goss y su equipo colocaron collares con GPS en 15 elefantes para que puedan ser seguidos con Google Earth. De esta manera los animales, que tienen nombres como Madde, Fred, Hugo y Polaris , se pueden seguir para ver si han entrado en las zonas de riesgo de la caza furtiva o de conflictos tribales.

Goss espera comprar 10 aviones más y modificarlos para introducir un mecanismo que permita liberar capsaicina, el componente activo de la pimienta de chile cuando los elefantes se acerquen a zonas de riesgo. En Zambia están utilizando bolas de pintura cargadas de picante para disuadir a los paquidermos.

“Los drones son el futuro de la conservación; un avión no tripulado puede hacer el trabajo de 50 guardas”, explica James Hardy, un keniano de cuarta generación y gerente del Norte Mara Conservancy . “Llegará un momento en que los drones estarán en la vanguardia de la lucha  contra la caza furtiva. Por la noche se podrían utilizar para recoger fuentes de calor de los cazadores furtivos o incluso captar un elefante muerto si somos lo suficientemente rápidos”.

La caza furtiva es una plaga en gran parte del continente africano. En Sudáfrica, con el 90% de los rinocerontes del mundo, se matan por lo menos dos al día para quitarle sus cuernos y en venderlos en China y Vietnam, donde creen que su polvo cura el cáncer y aumenta la potencia sexual .

Las poblaciones de elefantes se mantienen estables en Botswana, Tanzania y Zimbabue, con más de 300.000 itinerancias en  el sur de África, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Kenia propone penas más severas para la masacre de elefantes y rinocerontes, con multa de hasta 117.000 dólares y penas de prisión de 15 años . El gobierno ha desplegado fuerzas paramilitares, y planea adquirir aviones no tripulados para combatir la caza furtiva.

El desarrollo de nuevas ciudades y la expansión urbana en Kenia está intensificando el conflicto entre humanos y elefantes. La ONU dice que la población del país se duplicó con creces, hasta llegar a los 43,2 millones de personas en las últimas dos décadas.

“Kenia muy pronto tendrá que tomar algunas decisiones difíciles sobre cómo gestionar la población de elefantes porque van a aumentar los conflictos entre humanos y elefantes”, dice Matthew Lewis, dedicado a la conservación de las especies de África del WWF.

En todo el Masai Mara, Calvin Cottar, de 49 años , utiliza un helicópetro de 116.000 dólares para vigilar el cumplimiento de los acuerdos que hizo con las comunidades vecinas, el principal, la limitación de los pastos de su ganado. “Tenemos un gran problema con la vigilancia nocturna”, dice. “No puedo utilizar el helicópetro de noche, así que probablemente vamos a recurrir al uso de los drones”.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *