Kahn y Kentaro demuestran que el lince ibérico tiene una gran capacidad de dispersión

¿Lo compartes?

Kahn y Kentaro, dos de los linces ibéricos liberados en Castilla-La Mancha dentro del proyecto LIFE+Iberlince, han sido capaces de demostrar que el lince ibérico, especialmente los machos, tiene una gran capacidad de dispersión y que sus desplazamientos les pueden llevar desde la provincia de Toledo hasta lugares tan distantes como Portugal o la comunidad autónoma de La Rioja.

04/06/2015 | Life+Iberlince

Kahn y Kentaro, dos de los linces ibéricos liberados en Castilla-La Mancha, han demostrado que esta emblemática especie tiene una gran capacidad de dispersión y que sus desplazamientos les pueden llevar desde la provincia de Toledo hasta lugares tan distantes como Portugal o La Rioja. En la foto, recorrido facilitado por Iberlince sobre el recorrido de Kentaro.
Kahn y Kentaro, dos de los linces ibéricos liberados en Castilla-La Mancha, han demostrado que esta emblemática especie tiene una gran capacidad de dispersión y que sus desplazamientos les pueden llevar desde la provincia de Toledo hasta lugares tan distantes como Portugal o La Rioja. En la foto, recorrido facilitado por Iberlince sobre el recorrido de Kentaro.

Gracias a la información aportada por los collares gps que portan los ejemplares y al trabajo de seguimiento del personal de la Consejería de Agricultura y de la empresa Fomecam, con el apoyo del cuerpo de agentes medioambientales, se ha conseguido disponer de una enorme cantidad de información que está permitiendo determinar la conducta de cada animal, el uso del territorio y otros parámetros biológicos esenciales para la conservación de la especie.

Kahn y Kentaro, dos de los linces ibéricos liberados en Castilla-La Mancha, han demostrado que esta emblemática especie tiene una gran capacidad de dispersión y que sus desplazamientos les pueden llevar desde la provincia de Toledo hasta lugares tan distantes como Portugal o La Rioja. En la foto, una fotografía cedida por Iberlince de Kentaro, obtenida con una cámara de fototrampeo.
Fotografía cedida por Iberlince de Kentaro, obtenida con una cámara de fototrampeo.

A través de estos datos, el proyecto LIFE+Iberlince ha podido constatar que Kahn y Kentaro, reintroducidos en la provincia de Toledo han recorrido las mayores distancias registradas hasta la fecha para la especie, superando ambos ejemplares ampliamente los 1.000 kilómetros en sus desplazamientos.

Los datos obtenidos evidencias que algunos ejemplares de lince ibérico son capaces de realizar desplazamientos superiores a los 25 kilómetros en una misma jornada, lo que acredita que la conexión entre las actuales áreas de reintroducción es posible.

Destacable es también la capacidad de supervivencia que han demostrado tener estos dos ejemplares, que han alternado en sus desplazamientos zonas con distintas densidades de conejo de monte, con otras en las que este recurso, por su ausencia, ha sido sustituido por otras presas alternativas, desde roedores hasta cérvidos, un comportamiento ya documentado en otras zonas con presencia del felino, principalmente con machos de gran tamaño.

Estas circunstancias pueden considerarse excepcionales, y aunque es evidente que en algunas de estas zonas un lince puede sobrevivir a la escasez de conejos, se pone también de manifiesto que no sería posible mantener en ellas poblaciones estables y reproductoras de la especie.

En el caso de Kahn, desde el primer día de su liberación, se comprobó que comenzó a desplazarse en dirección oeste, utilizando las zonas altas de sierra, lo que le llevó a atravesar el Parque Nacional de Cabañeros para llegar a la comarca de La Jara.

Posteriormente siguió su desplazamiento alcanzando el río Tajo y aunque no llegó a cruzar totalmente su cauce, permaneció varios días en una isla del río.

En las siguientes semanas continuó su camino hacia el sur de la provincia de Toledo y a mediados del mes de febrero se adentró en la provincia de Cáceres, momento en el que los responsables de proyecto LIFE+Iberlince de Extremadura comenzaron a monitorizar el animal en sus desplazamientos por tierras extremeñas.

Durante su tránsito por esta comunidad, el macho ha sido capaz de cruzar a nado el río Guadiana  para llegar a finales del mes de mayo a Portugal, habiendo cruzado recientemente el embalse de Alqueva,

Kentaro, a diferencia de su hermano, permaneció más tiempo en el entorno de la zona de liberación, campeando durante las primeras semanas en una finca cercana al punto de suelta, pero, en enero inició un movimiento dispersivo hacia el norte, alejándose de la zona de suelta hasta llegar al río Tajo, al embalse de Castrejón.

Desde allí se desplazó, en dos ocasiones hasta las inmediaciones de la ciudad de Toledo y posteriormente, utilizando el corredor del río Tajo, se adentró en las provincias de Madrid, Cuenca y Guadalajara, llegando a los embalses de la cabecera de la cuenca fluvial, punto en donde cruzó el río en dirección norte.

Con posterioridad exploró el sur de las provincias de Soria y Zaragoza y, tras volver a internarse en Soria, logró llegar a la comunidad autónoma de La Rioja, en la que ha permanecido desde primeros de mayo.

La estrecha y fluida coordinación entre los socios del proyecto LIFE+ Iberlince en Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, ha permitido el control y seguimiento de Kahn, y la colaboración con los técnicos y agentes medioambientales de las comunidades de Madrid, Aragón, Castilla-León y La Rioja ha hecho posible un exhaustivo seguimiento de Kentaro.

Otro hecho destacable ha sido la colaboración mostrada por la mayor parte de fincas, tanto aquellas que cuentan con acuerdos de colaboración Iberlince, situados en el interior de las áreas de reintroducción y más frecuentadas por los linces que menos se han desplazado, como aquellas fincas ubicadas fuera de las zonas de suelta, por las que han transitado los linces que han realizado movimientos dispersivos de mayor entidad.

Cuando se está a punto de cumplir un año de la liberación de los primeros linces ibéricos en Castilla-La Mancha, el proyecto LIFE+ Iberlince hace una valoración positiva de la adaptación de estos ejemplares en  las áreas de reintroducción, en donde se han conseguido avances muy significativos en la recuperación de la especie, si bien, aún queda mucho trabajo por hacer.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *