Jaén // La caza, una afición que mueve millones de euros en época de crisis

¿Lo compartes?

«La caza es una fuente de ingresos para impulsar riqueza y empleo en las zonas rurales». La afirmación del delegado de Medio Ambiente, Julio Millán, no es baladí.

24/02/2014 | Diario de Jaén | Javier Esturillo

Lo constatan los datos de esta temporada, a punto de concluir: genera unos 2.000 puestos de trabajo —entre directos e indirectos— y un volumen de negocio en torno a 225 millones de euros.

La actividad cinegética aguanta el tipo en el peor momento económico y se ha convertido en el motor de otras muchas en comarcas a las que la crisis ha golpeado con dureza. Los restaurantes, los bares, los hoteles, las tiendas y las gasolineras se benefician, cada fin de semana, del aluvión de cazadores que buscan el mejor puesto en uno de los novecientos cotos (públicos y privados) que hay en la provincia. “Es nuestra Alhambra”, asegura el delegado de Agricultura. No en vano, supone un negocio redondo para todas las partes implicadas. “Es bueno desde el punto de vista turístico, medioambiental y social”, remata Julio Millán.
La potencialidad de Jaén como destino cinegético no tiene límites. La Junta lo sabe y, por eso, está dispuesta a incrementar su apoyo a los cazadores.“Estamos abiertos al diálogo y a poner en marcha cuantas iniciativas sean necesarias para incentivar un sector trascendente para las zonas rurales”, insiste el responsable autonómico. Los cuatro parques naturales de la provincia (Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, Sierra de Andújar, Despeñaperros y Sierra Mágina) convierten a Jaén en la provincia española con más hectáreas disponibles para la práctica cinegética, más de 105.000 solo de montes públicos gestionados por la comunidad autónoma.
El delegado de la Federación Andaluza de Caza en Jaén, Pedro López, cree que es necesario “mimar” una actividad que genera tanto dinamismo en la provincia.En este sentido recuerda que de la caza viven arrendatarios de cotos y organizadores de cacerías y de ella se aprovechan, de forma eventual, los empleados que cada temporada contratan las fincas: guardas, secretarios, guías, ojeadores, muleros o rehaleros, todos ellos vecinos casi siempre de los municipios más cercanos a las fincas. Baste como ejemplo que solo en Andújar esta actividad mueve varias decenas de millones de euros, ya que, además de la hostelería, otros sectores se aprovechan de ella para poner en marcha negocios relacionados con los deportes de campo y de aventura. Y, todo ello, a pesar de que el número de monterías, según el responsable federativo, han descendido en las últimas temporadas como consecuencia de la crisis.
Tanto los cazadores como la Administración coinciden en que la calidad es seña de identidad de la caza —mayor y menor— que se practica en la provincia. “Estamos entre las mejores de Andalucía. Nuestra actividad goza de muy buena salud, gracias, sobre todo, al esfuerzo que realizan los aficionados y las sociedades para que Jaén, cada temporada, esté entre las primeras de la lista”, destaca Pedro López. “Hablamos de un patrimonio que engloba desde los parques naturales, las especies protegidas y todo lo que conlleva el aprovechamiento cinegético. Por eso, desde la Junta apostamos, de manera decidida, por esta actividad”, añade Julio Millán. Sin embargo, todo no es color de rosa en el mundo de la caza. La aficionados que practican la modalidad de rehalas, que es aquella que utiliza equipos de perros, anda con la mosca detrás de la oreja; desde la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha aumentado el control en las cacerías. “Quieren que se hagan autónomos, cuando lo hacen por afición. Supone un gasto excesivo para gente que apenas obtiene ingresos por ello”, lamenta Pedro López, quien, hace unas semanas, trasladó al subdelegado del Gobierno su preocupación por esta cuestión, ya que, a su juicio, pone en peligro la supervivencia de una especialidad que cuenta en la provincia con 117 licencias. A punto de acabar la campaña 2013/2014, la actividad cinegética vuelve a salvar los muebles de muchos sectores y de muchas comarcas en tiempos de necesidad.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *