Investigadores españoles descubren nuevo caso de tiburón bicéfalo

¿Lo compartes?

Investigadores españoles han descubierto el último caso de un tiburón de dos cabezas. Parecen sacados de la ciencia ficción pero existen, y están apareciendo en todo el mundo sin que los científicos puedan explicar por qué. 

 

07/11/2016 | Redacción JyS

tiburon-de-dos-cabezas
Imagen del trailer de la película El ataque del tiburón de dos cabezas de Christopher Ray.

Prestigiosos medios como el National Geographic se han hecho eco de este fenómeno. La primera noticia se tuvo hace unos años, en Florida, los pescadores transportaron a un tiburón toro cuyo útero contenía un feto de dos cabezas. En 2008, otro pescador descubrió un embrión de dos cabezas de tiburón azul en el Océano Índico.

tiburones-dos-cabezas

Un estudio de 2011 describió gemelos de tiburones unidos en el Golfo de California y el noroeste de México. Los tiburones azules han producido el mayor número de los embriones de dos cabezas registrados.

tiburones-2

Ahora, los investigadores españoles han identificado un embrión de un tiburón atlántico bicéfalo, según un nuevo estudio en el Journal of Fish Biology. Mientras se criaban tiburones para la investigación de salud humana en el laboratorio, un equipo observó el inusual embrión en un huevo de tiburón transparente.

El hallazgo en concreto publicado por el Journal of Fish Biology, ha sido realizado por estudiantes de la Universidad de Málaga. El ejemplar encontrado es un embrión de pintarroja del Atlántico, una especie pequeña de tiburón que sólo se encuentra en una zona muy concreta del Océano Atlántico.

En este caso, cada cabeza del tiburón bicéfalo está perfectamente formada, con un cerebro, una boca, dos ojos y cinco aberturas branquiales en cada lado. Los investigadores también observaron que tenían dos corazones, dos esófagos, dos estómagos y dos columnas vertebrales, pero tenían que compartir intestino, por lo que habrían tenido muchos problemas para la supervivencia.

tiburones

Desde la Universidad de Málaga aseguran que es una mutación genética aislada, pero el caso es que no es el primero que se da -hasta donde el ser humano tiene constancia-. Se conocen hasta la fecha siete casos como este, pero la supervivencia en el mar, si su desarrollo embrionario siguiera adelante es complicada.

Son animales cazadores que viven gracias en parte a la velocidad, esta se vería seriamente dañada al añadir una cabeza a la estructura del cuerpo, así como su ‘hidrodinamia’. Seguirán haciendo estudios para analizar qué gen o virus es el causante de estas mutaciones.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *