Extremadura // El Seprona detiene a siete personas por diversos delitos durante la temporada de caza mayor en Cáceres

¿Lo compartes?

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han detenido a siete personas y ha imputado a otras tres por supuestos delitos contra la protección de la fauna en la provincia de Cáceres.

09/04/2014 | Región Digital

En concreto, las actuaciones se han desarrollado desde noviembre de 2013 y hasta el 1 de abril de este año, en el marco de una campaña coordinada para “controlar y detectar posibles irregularidades” que, durante el transcurso de las actividades cinegéticas, se vienen produciendo durante la temporada de caza mayor en la provincia de Cáceres.

En el campo de esta campaña se han realizado 144 inspecciones de actividades cinegéticas, que han dado como fruto la detención de siete personas, la imputación de otras tres, así como la detección de 247 infracciones en materia de caza y de sanidad animal, de las que se ha dado cuenta oportuna a la Consejería de Agricultura para que sirvan de inicio a su correspondiente expediente sancionador.

Respecto a los delitos esclarecidos, el primero de ellos fue detectado en el término municipal de Cáceres, al ser sorprendidas dos personas realizando una acción cinegética en terreno clasificado como Coto Privado de Caza Mayor, careciendo del permiso del titular del terreno y tras abatir un ejemplar de ciervo hembra, según explica la Guardia Civil en una nota de prensa.

El segundo de los delitos consistió en la caza de tres machos de cabra montés en el término municipal de Piornal (Cáceres), como en el caso anterior, sin tener permiso del titular del coto. Por la comisión de este delito resultaron imputadas tres personas, acusadas de abatir cada una de ellas un ejemplar de la especie mencionada.

OTRAS ACTUACIONES

Entre las actuaciones más destacadas, se encuentra la interceptación de un vehículo en carreteras extremeñas, ocupado por cinco personas, que transportaban en el maletero cinco trofeos de caza, cuatro de ellos compuestos por cabeza y piel de corzo (capreolus capreolus), y uno compuesto únicamente por la cabeza de un jabalí (sus scrofa).

A su vez, según detalla la Benemérita, oculto en diferentes compartimentos, se halló un rifle monotiro, desmontado en piezas, así como una mira telescópica y un dispositivo silenciador de fabricación artesanal.

Asimismo transportaban una nevera portátil que contenía quince piezas de carne deshuesadas, presumiblemente de las especies mencionadas, no acreditando en ningún momento la lícita procedencia de dichos efectos.

Por todo ello, los ocupantes del vehículo fueron detenidos como presuntos autores de un supuesto delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, y se procedió al comiso y retirada de los trofeos y las piezas de carne, así como del arma y demás efectos (mira telescópica, silenciador, prismáticos, focos, linternas, cuchillos y munición) empleados supuestamente para la comisión de los hechos.

Entre las actuaciones administrativas más significativas destaca la aprehensión de doce piezas de caza de la especie ciervo común (cervus elaphus), por incumplimiento de la normativa sobre control sanitario de especies silvestres, por lo que fueron destruidos los cadáveres e incautados los trofeos de caza existentes.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *