El olmo bicentenario del Jardín Botánico, gravemente enfermo por grafiosis

¿Lo compartes?

Se trata de un hongo contra el que investigadores del CSIC aplican un tratamiento desde mayo.

09/10/2014

Foto2

Se llama Pantalones porque sus dos ramas principales parecen unos pantalones del revés. Detrás de tan divertido nombre se encuentra uno de los árboles más importantes del Jardín Botánico de Madrid y uno de los olmos más longevos de la Península (cerca de 225 años) al que hace meses se le detectó grafiosis, una enfermedad originada por un hongo que los escarabajos transmiten y que se ceba especialmente con los ejemplares más viejos.

Pantalones comenzó a ser tratado en mayo por investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ante la importancia tanto botánica como histórica que tiene este árbol: “Es emblemático porque es uno de los más antiguos que tenemos aquí”, explica Jesús Muñoz desde la propia web del Jardín Botánico (www.rjb.csic.es). El tratamiento consiste en inyectar un fungicida para tratar de controlar un hongo que no se puede matar en su totalidad, y que cuesta entre 3.000 y 5.000 € al año, por lo que solo se aplica en los ejemplares considerados como singulares.

Foto6

 

Cómo se transmite

El escarabajo es un mero huésped de las esporas de este hongo, que el insecto recoge en sus patas traseras desde ejemplares enfermos a otros sanos. Alcanza las axilas –el ángulo formado entre ramas o entre una rama y el tronco– y los nudos de los árboles para depositar allí la espora y, tras germinar, el micelio –algo así como el ‘aparato de nutrición’ de los hongos– alcanza el xilema, que es por donde el árbol absorbe agua y nutrientes, según se recoge desde el propio Jardín Botánico. El peligro se encuentra en que el hongo alcance el floema, o canal de bajada de nutrientes, lo que extendería la infección por todo el ejemplar y podría matarlo incluso en menos de una semana.

Foto3

Habrá que esperar a la próxima primavera para saber si Pantalones aguanta el tirón y puede continuar adelante. Hace dos años se clonaron cuatro ejemplares procedentes de este gran olmo que también se encuentran en el Jardín.

Foto10


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *