El lobo aúlla entre la discordia

¿Lo compartes?

El lobo ha vuelto a reunir en la misma mesa a todos los sectores implicados en ese gran reto que lleva implícita esta especie, compatibilizar su conservación con el entorno que le rodea.

15/10/2014 | Diario de León | María Carnero

Administración, ecologistas, ganaderos y comunidad científica se dieron cita esta semana en el del Comité Técnico de Seguimiento del Plan de Conservación y Gestión del Lobo de Castilla y León para tratar de dar salida al nuevo plan que garantice la gestión y la conservación de esta especie. Sobre la mesa el último censo del lobo, que arroja un incremento de ejemplares del 20% respecto al 2001, y también el último balance de daños ocasionados a la cabaña ganadera de la comunidad, que también experimenta un incremento del 12% en los últimos cinco años en la comunidad, y del 52% en provincias como León.

Para Asaja, los datos presentados confirman sin lugar a dudas el imparable avance del cánido por el territorio regional, tanto en las zonas tradicionalmente loberas como en otras en las que hasta ahora no estaba presente, ya que hay manadas del cánido en 43 de las 60 comarcas agrarias de Castilla y León, eso sin contar con los individuos solitarios. El lobo está presente en más de dos terceras partes del territorio regional, «prácticamente no hay zonas en la comunidad que hoy el lobo no haya convertido en su casa», denuncia el presidente de la OPA, Donaciano Dujo.

Para la organización agraria, «queda claro que la administración está cumpliendo sus objetivos conservacionistas con el lobo, pero no está cumpliendo sus obligaciones de conservar el trabajo y medio de vida de las familias ganaderas. Los datos prueban que, en caso de colisión entre lobo y ganado, la administración está eligiendo al lobo, ya que es el ganadero el que está siendo expulsado del territorio y siendo obligado al abandonar».

Por su parte, el representante del colectivo ecologista, Luis Suárez, presidente de WWF España, ya ha anunciado su intención de pedir a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León la convocatoria de un comité extraordinario en el que se debata el resultado del nuevo texto, para ver si se han tenido en cuenta alguna de las 25 alegaciones, de las 47 totales, presentadas por los grupos conservacionistas. «A primera vista vemos que no se han tenido en cuenta nuestras propuestas ya que el plan sigue insistiendo en la caza como única herramienta para prevenir los daños del lobo sin tener en cuenta otras propuestas como los cerramientos en las zonas más conflictivas, para lo que no hay prevista ninguna inversión, o nuevas técnicas de pastoreo», asegura Luis Suárez, que denuncia que «lo único que ha hecho la Junta en este sentido ha sido repartir mastines». El representante de WWF reclama un mayor análisis de la situación para estudiar las distintas situaciones que el lobo genera en cada una de las provincias de la comunidad, como en León o en Ávila, donde los ataques se han incrementado tanto, y trabajar más con los ganaderos para hacer compatible la existencia del lobo con la ganadería extensible. «Podemos entender la fustración de los ganaderos cuya cabaña es atacada por el lobo, pero no compartimos que la caza sea la única solución ni que el lobo sea el culpable de todos los problemas que tiene actualmente la ganadería extensiva», denuncia Luis Suárez.

Para el director general de Medio Natural de la Junta, José Ángel Arranz, la Junta ha demostrado que la conservación del lobo está más que garantizada, y que su conflictividad está en vías de ser controlada y asumida por la administración con el pago de las indemnizaciones a los ganaderos y respondiendo de una forma patrimonial por sus daños. «Hemos conseguido un texto que satisface a todos y que reduce la conflictividad», destacó Arranz, que anunció que el nuevo plan verá a luz a principios del 2015.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *