El elefante que utilizó un Volkswagen polo de rascador

¿Lo compartes?

Los dos ocupantes vivieron desde dentro todo el proceso de alivio.

07/11/2014

Sin título

Para un animal del tamaño de un elefante, un coche pequeño como un Volswagen Polo es como para nosotros uno de esos rascadores que acaban en una mano con los dedos curvados para llegar a insondables zonas de la espalda. En este caso, el elefantes sudafricano quería rascarse lugares variados y vio su salvación al comprobar cómo se acercaba el vehículo.

Los dos ocupantes no consiguieron salir y vieron, aterrorizados, lo que parecía el ataque del paquidermo y que, finalmente, quedó en un gran susto porque el animal no quería hacerles daño. Eso sí: no reparó en hacer los destrozos al coche que fueran necesarios para conseguir aliviarse. La pregunta es: ¿cubrirán las aseguradoras en Sudáfrica los daños ocasionados por elefantes deseosos de unas buenas uñas? No lo sabemos.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *