El ciervo que quiso escuchar misa

Hemos visto animales salvajes en los lugares más inverosímiles ¡pero nunca en una iglesia!

No hay comentarios

Dejar una respuesta